in

Oleadas de haitianos se arriesgan a un traicionero viaje por mar para encontrar una vida mejor

“Estaba tratando de llegar a las Islas Turcas y Caicos, pero mi bote volcó en el mar. Si hubiera oportunidades para iniciar mi propio negocio, me quedaría en Haití”.

La historia de Jacques*, un padre de 32 años de Limonade, en la costa norte de Haití, es quizás típica del creciente número de personas que intentan abandonar el país caribeño de manera no oficial y sin la documentación adecuada.

Muchos viajan en botes sobrecargados y que no están en condiciones de navegar con la esperanza de llegar a países vecinos como las Islas Turcas y Caicos y las Bahamas. A partir de ahí, algunos intentan continuar hacia los Estados Unidos.

OIM

‘Jacques’ es entrevistado por el personal de la OIM después de su fallida travesía en barco.

Tendencia migratoria en aumento

El verdadero alcance del número de personas que se van de Haití es difícil de calcular con precisión: sin embargo, la Organización Internacional para las Migraciones de la ONU (OIM) dice que la Guardia Costera haitiana interceptó al menos 224 migrantes en el mar en 2020 y 605 en 2021.

Y en octubre de 2021 fueron repatriados a Haití unos 1.194 migrantes, en su mayoría hombres, que intentaban llegar a Miami en el estado estadounidense de Florida. Habían desembarcado después de que su embarcación se quedara sin combustible y experimentara problemas de motor en el sur de Cuba, donde fueron detenidos por las autoridades.

“Un número cada vez mayor de migrantes de Haití están haciendo el peligroso viaje por mar con la esperanza de llegar a otro país”, según la Oficial de Proyectos de la OIM para la asistencia a los migrantes, Claire Gaulin.

“Están motivados por una serie de factores, incluida la inseguridad, la falta de trabajo y otras oportunidades en el hogar. En algunos casos, la gente se ha ido porque su propiedad o sustento fueron destruidos por el terremoto que azotó el suroeste del país en agosto. Todos tienen una cosa en común”, añade. “Están buscando un futuro mejor para ellos y su familia”.

Pérdida de vida ‘frecuente’

El objetivo de la OIM no es evitar que los migrantes salgan de Haití por barco u otros medios, sino más bien promover una migración segura, ordenada y lo que se conoce como “migración regular” para aquellos que desean irse.

Los migrantes que son interceptados en el mar o repatriados desde otros países son los afortunados. Muchos no sobreviven al viaje; la OIM dice que “la pérdida de vidas de pasajeros a bordo es frecuente”.

Los migrantes que viajan por barco, en lugar de por aire, suelen ser personas vulnerables de las zonas rurales. A menudo, tienen que vender sus posesiones o pedir dinero prestado a usureros con altos cargos de reembolso para pagar el costo de la travesía, que en promedio ronda los $350 – $700 dependiendo del tipo de barco y el destino, pero puede llegar a los $7,000.


Se han pintado murales en puntos clave de partida advirtiendo de los peligros de migrar por mar.

OIM

Se han pintado murales en puntos clave de partida advirtiendo de los peligros de migrar por mar.

Apoyo en casa

Una vez que regresan a Haití, la OIM, con el apoyo de sus socios, brinda a los migrantes una serie de servicios para facilitarles el regreso a la vida en casa. Los migrantes reciben comida y agua a su llegada, y hay asistencia médica, psicológica y legal disponible.

También reciben una pequeña cantidad de dinero para cubrir su viaje seguro a casa y pueden acceder a la información a través de una línea telefónica exclusiva de la OIM: muchos migrantes no comprenden completamente los riesgos que enfrentan cuando intentan cruzar el mar, por lo que la OIM se ha centrado en creando conciencia entre aquellos tentados a intentarlo.

Muchos migrantes dicen que no tienen la intención de irse de Haití para siempre, sino que regresarán una vez que hayan podido ahorrar dinero o enviarlo a casa como remesas para mejorar las condiciones de vida de sus familias.

“Para evitar que los migrantes arriesguen sus vidas, es fundamental brindarles oportunidades de trabajo en Haití y garantizar que mejoren las condiciones de vida y el acceso a los servicios básicos”, dice Claire Gaulin.

Las agencias de la ONU en Haití están trabajando junto con la OIM para brindar una amplia gama de servicios, incluidos educación, salud y Protección social así como la creación de la trabajos decentes que animará a la gente a quedarse en casa.

De vuelta en Limonade, Jacques todavía se está recuperando después de su intento de migración en enero. No puede dormir por la noche debido a una lesión que sufrió cuando el barco volcó, prefiriendo gastar el dinero que recibió de la OIM en enviar a su hijo a la escuela en lugar de tratar la lesión, lamentando que si estuviera mejor de salud “estaría capaz de buscar oportunidades y reconstruir mi vida de nuevo.”

*No es su nombre real

Fuente

Escrito por jucebo

Deja una respuesta

1641412219 image770x420cropped

La ONU proporciona ayuda para salvar vidas de refugiados y migrantes en México, mientras los números se disparan

20220104 on taurusmolecularcloud

Las estrellas pueden formarse 10 veces más rápido de lo que se pensaba