in

Materia

Noemi Buchi Matter

La música de Noémi Büchi parece existir en el reino abstracto de las ideas, pero la artista sonora suiza ve su trabajo como eminentemente tangible. “Un músico también trabaja con la materia, el aire”, dice. dice. “Parece ser inmaterial porque tiene una densidad mucho menor que otros objetos, pero después de todo, todo es material”. Büchi considera que el sonido es un medio físico “como la piedra, la madera, la pintura o el textil”. El tema recorre su discografía: los títulos de sus EPs Mati​è​re y hile se toman del francés para «material» y del griego antiguo para «sustancia». Completar la trilogía es Materiasu primer álbum de larga duración: una reinvención maximalista de la música clásica romántica y modernista utilizando una orquesta electrónica futurista que cambia de forma.

Con su debut en 2020, Mati​è​reBüchi combinó a la perfección la síntesis modular dinámica con las grabaciones de campo cotidianas, como un artesano popular que reúne suministros de su entorno cotidiano. Materia se traslada de la feria artesanal al museo, aprovechando su formación clásica para convertir la música sinfónica en fantásticas esculturas sonoras. El fichaje de Büchi por el sello de Zürich -OUS la sitúa en un entorno de artistas afines como Feldermelder y Furtherset, que combinan la electrónica experimental con el gran alcance de la música sinfónica. Sin embargo, Büchi es más explícita con sus influencias clásicas y cita a Stravinsky, Mahler, Scriabin y Ligeti como piedras de toque. Materia invoca la ambición y el drama de esos compositores, así como sus tropos musicales. Después de estudiar el canon del romanticismo tardío y el modernismo temprano, Büchi usa todo lo que puede (sintetizadores modulares y digitales, instrumentos acústicos y voz, Max/MSP y SuperCollider) para transformar sus ideas en música propia completamente nueva y con un sonido nuevo.

Büchi compuso Materia como si tuviera una orquesta en la cabeza, con la ventaja añadida de que los intérpretes imaginarios no tienen que acatar las leyes de la física. Aunque las secciones individuales de su conjunto son identificables, se arremolinan y chocan en ruidosas acrobacias aéreas, y en ocasiones se enredan irremediablemente. Las cuerdas que abren el álbum en “Elemental Fear” se construyen en un crescendo y se transforman en una percusión tartamudeante, recorriendo el campo mientras su fuerza centrípeta inclina la trayectoria de la pista hacia un lado. Mientras tanto, en “Taking the Train With Mr. Shark”, un ritmo de piano electrónico propulsor se eleva con cuerdas románticas y arrebatadoras, lo que otorga una grandeza nostálgica a lo que de otro modo podría ser la base de una pista techno. En los momentos más densos del álbum, Büchi lleva la armonía sinfónica a un punto de quiebre, inspirándose tanto en la tradición electrónica experimental como en la clásica, pero sin encajar por completo en ninguna categoría.

Materia sufre cuando se pierde esta tensión entre lo viejo y lo nuevo. “Incertidumbre de una interdependencia indefinida” recuerda más a Tim Hecker que a Gustav Mahler, colocándonos demasiado cómodos en el presente, en lugar del extraño espacio entre el pasado y el futuro que Büchi evoca con tanta destreza en otros lugares. La progresión armónica del romanticismo tardío en el cierre similar del álbum ambiental “Prelude for Rational Freshness”, por ejemplo, se vuelve a la vez familiar y extraña por los zumbidos de los sintetizadores de la canción, que se desafinan solo para elevarse y armonizar nuevamente.

Fuente

Escrito por jucebo

r1114143 1296x729 16 9

El efecto Ronaldo: el Instagram de Al Nassr aumenta a más de 10 millones

war machine armor wars movie fans

Más de una década después de su carrera en MCU, Don Cheadle dice que ‘Armor Wars’ finalmente descubrirá quién es Rhodey