in

Más de 200.000 niños desplazados en tres estados desde el golpe de Estado en Myanmar

1665727459 social media

Más de 200.000 niños han sido desplazados por los combates en los estados devastados por la guerra de Myanmar, Kayin, Kayah y Rakhine, desde que el ejército tomó el control del país en un golpe de estado de febrero de 2021, según datos compilados por grupos de derechos humanos, ONG y fuerzas antijuntas. .

Más allá del trauma psicológico que experimentan, los niños son vulnerables a los ataques aéreos militares y corren el riesgo de ser capturados por las tropas de la junta, quienes los obligan a realizar trabajos forzados, los usan como escudos humanos y los venden como esclavos sexuales a las redes de trata de personas, Karen Human Rights Group. , o KHRG, dijo en un informe publicado el martes.

Las mujeres embarazadas y los bebés también se ven envueltos en el conflicto. “Las mujeres embarazadas que huyen de la guerra no tienen más remedio que dar a luz en cuevas en el bosque, sin protección contra los elementos al aire libre, o a lo largo de las orillas de los ríos”, dijo Saw Nanda Soo, portavoz del grupo.

“Dado que están huyendo, están completamente privados de atención médica y suministros como pañales, fórmula para bebés y medicamentos”, dijo.

En total, la lucha entre las fuerzas militares de la junta y varios grupos rebeldes ha creado más de 350.000 personas desplazadas internamente, más de la mitad de ellas menores de 18 años, dijo el grupo. Y de esos menores, más de la mitad son niñas.

La gran mayoría de los niños desplazados, o alrededor de 175.000 de ellos, han huido de sus hogares en el estado de Kayin, que limita con Tailandia en el sureste de Myanmar, según el informe de KHRG. Los grupos de ayuda dijeron que un total de 50.000 niños han sido desplazados en Kayah, justo al norte del estado de Kayin, y en Rakhine, en el oeste, cerca de Bangladesh.

No se han proporcionado cifras concretas sobre el número de niños desplazados desde el golpe en la región de Sagaing, en el noroeste, que ha sido testigo de algunos de los peores combates entre el ejército y los grupos anti-junta. Las Naciones Unidas anunciaron recientemente que al menos 500.000 personas han huido del conflicto en Sagaing en los últimos 20 meses.

‘Correr y aprender’

Un miembro del Sindicato de Maestros de Educación Básica del Estado de Kayah dijo a RFA que más de 30.000 niños se han desplazado en la región desde la toma militar y se ven obligados a estudiar en campamentos improvisados ​​o mientras se refugian en la jungla.

“Los proyectiles de artillería nos golpean todos los días y nunca se sabe cuándo vendrá otro”, dijo el miembro del sindicato.

“A nuestros hijos se les negó [proper] educación durante todo un año debido a COVID-19 [school closures] y luego otro debido a la [insecurity following the] golpe. No podemos simplemente dejar de aprender, por lo que debemos enseñarles sobre la marcha”.

El miembro del sindicato dijo que están constantemente en movimiento, y cuando llegan a algún lugar considerado temporalmente seguro, reanudan la enseñanza. “Estamos atrapados en un ciclo de correr y aprender”.

En el estado occidental de Rakhine, el grupo rebelde Arakan Army reporta números similares. Tan solo en los últimos dos meses, al menos 20.000 niños se han convertido en desplazados desde que se reanudaron los combates con el ejército después de una pausa de dos años. Eso se suma a los 82.000 niños que ya habían sido expulsados ​​de sus hogares.

El grupo rebelde dijo que los desplazados internos en Rakhine están alojados en más de 150 campamentos diferentes, donde unos 10.000 niños intentan continuar sus estudios a pesar de la violencia regional.

Dos niños refugiados en Taungoo, región de Bago, Myanmar, el 25 de septiembre de 2022. Credit: RFA

icon zoom

‘La mayor pérdida en la educación de nuestros hijos’

Zaw Zaw Tun, un voluntario humanitario en Rakhine, dijo que los soldados de la junta disparan artillería en sus aldeas y luego las barren, arrestando a los residentes. “Muchos de nosotros estamos constantemente huyendo debido a la inseguridad regional, más que a una batalla específica”, dijo el voluntario.

“La mayor pérdida es la educación de nuestros hijos. Mientras tanto, la comida escasea y estamos lidiando con problemas de salud como la gripe estacional ahora que se acerca el invierno”.

Los grupos de apoyo regionales dicen que se ha vuelto cada vez más difícil recopilar estadísticas precisas sobre el número de personas desplazadas por los combates en todo el país desde el golpe porque la junta está bloqueando activamente a los grupos humanitarios internacionales para que no los ayuden.

La junta aún no ha respondido a los informes sobre la cantidad de niños desplazados y los riesgos que enfrentan mientras huyen.

El 10 de octubre, Kyaw Moe Tun, Representante Permanente de Myanmar ante las Naciones Unidas, dijo a la Asamblea General de la ONU que desde el golpe, la junta ha asesinado al menos a 2.338 civiles, incluidos 91 niños menores de 14 años y 209 niños entre las edades. de 15 y 18.

Dijo que los niños en Myanmar se han visto particularmente afectados por el conflicto bajo el gobierno militar y se les priva regularmente de sus derechos.

Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, hay 89 millones de refugiados en todo el mundo, 36 millones de los cuales son niños. En Myanmar, dijo la agencia de refugiados, al menos 1,3 millones de niños han sido desplazados desde el golpe, en comparación con alrededor de 300.000 antes.

Mientras tanto, en la región central de Bago, 2.000 personas han huido del conflicto entre los militares y la Unión Nacional Karen (KNU) desde febrero.

La salud física y mental de los desplazados se está deteriorando rápidamente, dijo Saw Maung Maung, un voluntario en Taungoo, y agregó que los grupos de ayuda enfrentan escasez a medida que se agotan las donaciones. “A los donantes se les está acabando la paciencia”, dijo.

“Hay escasez de alimentos y otras necesidades para los refugiados. Estamos en una situación difícil y hemos tenido que encontrar formas de conectarnos con otras organizaciones para satisfacer nuestras necesidades a largo plazo”, dijo.

Saw Htoo Htoo, un niño desplazado de 9 años en Taungoo, dijo que se vio obligado a huir de su aldea en Kyaukkyi y refugiarse en la jungla durante aproximadamente una semana después de que “los aviones de combate rugieran sobre nosotros y nos dispararan repetidamente”.

“Estaba descalzo desde el principio… Bajo la lluvia, los mosquitos casi me comen vivo… Los soldados siempre nos perseguían mientras corríamos y estábamos constantemente temblando de miedo”, dijo. “Tuvimos que correr para salvar nuestras vidas, pero al menos ahora estamos más seguros en Taungoo e incluso podemos disfrutar jugando entre nosotros”.

Traducido por Myo Min Aung. Escrito en inglés por Joshua Lipes.



Fuente

Escrito por jucebo

107133746 1665646608467 gettyimages 1243165854 AA 12092022 863032

Europa sigue importando silenciosamente energía nuclear rusa