in

Los refugiados rohingya están atrapados en el limbo una década después de que la violencia los obligara a huir

Más de 130.000 musulmanes rohingya en el estado de Rakhine en Myanmar permanecen atrapados en campamentos improvisados ​​que a menudo carecen de alimentos y oportunidades, incapaces de regresar a sus hogares después de que la violencia sectaria con los budistas los obligó a huir hace una década.

La lucha comunal con budistas étnicos en Rakhine comenzó el 8 de junio de 2012 y se extendió por todo el estado en el oeste de Myanmar, dejando más de 200 muertos y comunidades de decenas de miles de musulmanes quemadas. Los refugiados se vieron obligados a vivir en asentamientos miserables repartidos por todo el estado, incluidos los de las afueras de Sittwe, en la costa de la Bahía de Bengala.

Los rohingya nuevamente enfrentaron violencia masiva en agosto de 2017 cuando las fuerzas de Myanmar atacaron brutalmente a las comunidades en el norte de Rakhine. Los ataques provocaron un éxodo de más de 740.000 personas hacia la vecina Bangladesh, donde también han vivido en asentamientos en expansión.

Moe Moe An Ju, de 37 años, que vive en el campamento Thae Chaung de Sittwe, dijo que ella y su familia no tienen suficiente para comer y que no puede permitirse enviar a sus cinco hijos a la escuela.

“Aquí no hay trabajo”, dijo a RFA. “Cuando las cosas se torcieron, tuve que empeñar mi libreta de raciones que me había dado el equipo de socorro. No podemos vivir sin comer, ¿verdad? Si tuviéramos curry un día, tendríamos pescado al día siguiente. Tenemos carne solo una vez al mes. Incluso para eso, tenemos que esforzarnos mucho. No puedo enviar a mis hijos a la escuela porque no hay dinero. ¿Cómo podemos hacer eso?»

Antes de la violencia de 2012, Moe Moe An Ju y su esposo trabajaban como comerciantes de bambú en la zona industrial Setyonzu de Sittwe.

Muchas familias han luchado como la suya para llegar a fin de mes desde que se vieron obligados a refugiarse en el campo de desplazados internos (IDP) de Thae Chaung, sobreviviendo con 500 kyats (27 centavos de dólar) por persona por día del Programa Mundial de Alimentos.

Los sucesivos gobiernos que gobiernan Myanmar, un país de mayoría budista de 54 millones de habitantes, han ignorado la difícil situación de los rohingya, a pesar de los llamados de los miembros del grupo minoritario para resolver el problema. Esto incluye a la junta militar que tomó el control del gobierno electo en un golpe de estado en febrero de 2021.

Los combates en Rakhine entre el ejército de Myanmar y el Ejército Arakan de etnia Rakhine, así como las milicias de las Fuerzas de Defensa del Pueblo que luchan contra las fuerzas de la junta después del golpe, han dejado a los rohingya atrapados en tierra de nadie.

Quienes viven en los campamentos dicen que están sujetos a un sistema de apartheid, aislado del resto del país con cercas de alambre de púas y controles de seguridad. Considerados por Myanmar como inmigrantes ilegales de Bangladesh, se les prohíbe salir a pesar de que los campamentos carecen de trabajo, oportunidades educativas y ayuda humanitaria.

‘Aún estamos esperando’

Diez años después de la violencia de 2012, las perspectivas para los rohingya que viven en los campamentos no han mejorado, y muchos dicen que continúan experimentando escasez de alimentos y refugio.

Faysal Mauk dijo que no podía encontrar trabajo por su cuenta porque las autoridades no permiten que los rohingya viajen libremente.

“Estamos enfrentando muchas dificultades aquí”, dijo. “Al menos podríamos encontrar algo que hacer en el viejo lugar, pero no aquí. Sólo podíamos tener comida si salíamos al mar. De lo contrario, no tendríamos nada para comer”.

“Podríamos encontrar algún tipo de trabajo si fuéramos a un pueblo de Rakhine, pero después de vivir aquí durante 10 años, ya no tengo ganas de ir allí”, dijo. “Estamos tan acostumbrados a vivir en el campamento ahora. Cuando podemos encontrar algo, podemos tener comida. Si no, no lo hacemos”.

Antes de junio de 2012, Fayzal y su familia vivían en Setyonzu, una de las áreas que fueron destruidas junto con los distritos de Mingan y Magyee-myaing en Sittwe.

El campo de Thae Chaung tiene más de 2.700 hogares de refugiados y una población de más de 14.000. Otros musulmanes desplazados de los barrios de Thetkei-byin, Darpaing, Mawthinyar y Sanpya, al oeste de Sittwe, están repartidos entre 14 asentamientos.

Después de que sus hogares fueran incendiados durante la violencia comunitaria de 2012, los Rakhines étnicos, que son predominantemente budistas, se mudaron a las comunidades abandonadas por los rohingya. Los refugiados dijeron que los funcionarios del gobierno han ignorado sus súplicas para abordar este problema, junto con otras dificultades que enfrentan.

Kyaw Hla, quien está a cargo del campamento de Thae Chaung, dijo que los rohingya todavía esperan regresar algún día a sus lugares originales de residencia.

“No se ha hecho nada desde hace más de 10 años, pero todavía estamos esperando”, dijo. “Regresaremos a nuestras áreas, nuestras aldeas, y volveremos a vivir como lo hacíamos antes, tal como habíamos vivido y trabajado en el pasado, tanto Rakhines como no Rakhines juntos. Todavía tenemos nuestras esperanzas, aunque todavía no ha sucedido”.

Mientras tanto, algunos rohingya están pidiendo dinero prestado para pagar a los traficantes para que los transporten por tierra o mar a Malasia, de mayoría musulmana, donde creen que les espera una vida mejor, pero más de 600 han sido capturados y arrestados en los últimos seis meses.

RFA no pudo comunicarse con los portavoces del régimen militar para hacer comentarios.

‘No tienen futuro’

El activista político rohingya Nay San Lwin, cofundador de Free Rohingya Coalition, dijo que los líderes de Myanmar no han hecho nada para ayudar a los rohingya.

“Lo más importante es la buena voluntad de los gobernantes del país, [but] solo quieren oprimir a los rohingya”, dijo. “Solo quieren lastimarlos. Ni siquiera reconocen a los rohingya como seres humanos».

“Las personas en los campos de desplazados internos en Sittwe no son refugiados de otros países”, dijo. “Sus casas y pertenencias fueron incendiadas. Su tierra fue confiscada. Estas personas han estado encerradas en campos de refugiados durante más de 10 años. No tienen oportunidades. No tienen futuro, así que no creo que debamos hablar más sobre cómo se están violando sus derechos humanos”.

Es poco probable que la situación de los rohingya mejore bajo el régimen militar actual, dijo Human Rights Watch (HRW), con sede en Nueva York.

“La inflexible opresión del pueblo rohingya por parte de la junta de Myanmar es el resultado previsible de que los militares no enfrentan consecuencias por su década de limpieza étnica y sistema de apartheid”, dijo Shayna Bauchner, investigadora de HRW en Asia, en un comunicado. declaración emitido el miércoles. “Los gobiernos preocupados ahora deberían estar haciendo lo que deberían haber hecho en 2012: buscar todas las vías para responsabilizar a los funcionarios de Myanmar por sus graves crímenes y hacer justicia a las víctimas de sus abusos”.

Traducido por Khin Maung Nyane para RFA Burmese. Escrito en inglés por Roseanne Gerin.



Fuente

Escrito por Redaccion NM

El delantero del Liverpool Sadio Mané ultima su fichaje por el Bayern de Múnich

Burkina Faso: Jefe de la ONU condena brutal ataque que dejó decenas de muertos