in

Los norcoreanos pagan para que sus hijos pasen el servicio militar en cómodos puestos capitales

Los oficiales militares en Corea del Norte están aceptando sobornos de los padres de los nuevos reclutas, con la promesa de asignar a sus hijos a unidades en Pyongyang, donde pueden pasar su servicio con relativa comodidad, dijeron fuentes en el país a RFA.

Todavía técnicamente en guerra con Corea del Sur, que es más rica, Corea del Norte hace que cada hombre sirva alrededor de siete años en las fuerzas armadas, según la inteligencia de Corea del Sur.

La vida de un soldado en el ejército de Corea del Norte es típicamente una de trabajo duro y sudor. El gobierno moviliza habitualmente a los soldados para explotar su trabajo gratuito, exigiéndoles que trabajen en granjas, fábricas y obras de construcción, todo mientras mantiene un mínimo de preparación para la batalla.

Pero ciertas asignaciones militares pueden ubicar a un soldado detrás de un escritorio en Pyongyang, la capital del país y hogar de los privilegiados y la élite.

Los padres están ansiosos por asegurarse de que sus hijos puedan pasar siete años viviendo en lo que considerarían lujosos, en lugar de hacer trabajos forzados en las zonas rurales.

“Los padres que reciben solicitudes de soborno dan dinero a los funcionarios para garantizar la seguridad de sus hijos, pero la cantidad que piden es demasiado grande para que la mayoría pueda pagarla”, dijo un residente de la provincia nororiental de North Hamgyong al Servicio Coreano de RFA bajo la condición de anonimato por razones de seguridad.

“Un residente en el distrito de Sunam de la ciudad de Chongjin le pidió a un oficial de la oficina de movilización militar, conocido desde hace mucho tiempo, que enviara a su hijo a una unidad cómoda y segura, pero el oficial solicitó al menos 300 dólares estadounidenses”, dijo.

El salario mensual promedio para los norcoreanos que trabajan en trabajos asignados por el gobierno es de alrededor de $ 4, con sede en Seúl. Diario de Corea Joongang reportado en 2018.

Pagar el soborno exorbitante puede incluso ser motivo de orgullo.

“Un residente del distrito de Chongam pagó un soborno de 500 dólares… para enviar a su hijo a una unidad de la policía militar en Pyongyang. El residente se jacta con orgullo de que el hijo completó su entrenamiento como nuevo recluta en la unidad en Pyongyang, que está fuera del alcance de la gente común, y comenzó su vida militar en Pyongyang”, dijo la fuente.

“Corea del Norte tiene una tasa de natalidad decreciente, por lo que la mayoría de las familias en estos días tienen solo un hijo, dos como máximo. Entonces, la gente trata de proteger a sus hijos del peligro por cualquier medio necesario. Los funcionarios de la oficina de movilización militar pueden utilizar la psicología de estos padres en su beneficio”, dijo.

Pero algunos residentes se quejan de que los funcionarios están utilizando a los nuevos reclutas como cebo para obtener sobornos, dijo la fuente.

Los hijos de padres que no pueden pagar el soborno son enviados a puestos militares más difíciles, como le sucedió a una familia en la provincia noroccidental de Pyongan del Norte.

“Un residente de la ciudad de Tongrim pidió a la oficina de movilización militar que enviaran a su hijo a una unidad segura y cómoda, pero la familia no pudo pagar el soborno de 300 dólares, por lo que enviaron al hijo a la unidad de primera línea del 1.S t Corps”, dijo a RFA un residente del condado de Tongrim de la provincia bajo condición de anonimato para hablar libremente.

“Nuestro vecindario es un pueblo con granjas cooperativas, por lo que la mayoría de los nuevos reclutas son hijos de agricultores pobres. Es por eso que la mayoría de los nuevos reclutas no tienen poder ni dinero, y son enviados a las unidades de primera línea en las escarpadas montañas de la provincia de Kangwon, por lo que existe una gran preocupación por los padres que envían a sus hijos al ejército”, dijo.

Los padres que no pueden pagar el soborno no pueden hacer nada más que ver cómo envían a sus hijos a realizar trabajos forzados en Kangwon, en el este, a lo largo de la frontera con Corea del Sur, dijo la segunda fuente.

“Las autoridades son conscientes de que se están cometiendo sobornos, pero no sé si hay una manera de detenerlo o si lo toleran. Nunca he visto a ningún funcionario de la oficina de movilización militar ser castigado por aceptar sobornos”, dijo.

“En este país, los hijos de familias ricas y poderosas pueden servir en asignaciones cómodas en el ejército, pero se da por sentado que todos los que no tienen dinero ni poder tendrán una vida militar difícil”.

Traducido por Leejin Jun. Escrito en inglés por Eugene Whong.



Fuente

Escrito por Redaccion NM

Deja una respuesta

El príncipe Harry destaca el heroísmo ucraniano en la inauguración de los Juegos Invictus

No retiraré mis comentarios contra el gobierno de Buhari, el imán despedido de Abuja da condiciones para la reconciliación