in

Los beneficios de las vacunas de ADN y ARNm

Las vacunas son uno de los inventos médicos más notables. Han erradicado dos grandes enfermedades infecciosas: la viruela en humanos y la peste bovina en el ganado1. A través de los programas de vacunación en todo el mundo, muchos niños crecen sanos y libres de enfermedades debilitantes como las paperas, la rubéola, la difteria y el tétanos. Desde 2021, las vacunas contra la COVID-19 han permitido que cada vez más personas continúen con sus vidas en medio de la pandemia.

El rápido desarrollo de varias vacunas que abordan la última pandemia dejó a muchas personas comprensiblemente escépticas sobre la seguridad y confiabilidad de las vacunas contra el COVID-19. En un escenario normal, llevaría de 10 a 15 años desarrollar y aprobar una vacuna para su uso.2. Sin embargo, la emergencia de la pandemia de COVID-19 requirió una acción rápida: el virus SARS-CoV-2 se extendió por todo el mundo; los hospitales estaban llenos de personas infectadas y los trabajadores de la salud estaban bajo una fuerte presión para cuidar de sus pacientes y de ellos mismos. Mientras tanto, la economía también estaba afectando las medidas de seguridad de los gobiernos para mantener el número de infecciones lo más bajo posible. Las compañías farmacéuticas y las agencias reguladoras necesitaban mantenerse al día y avanzar lo más rápido posible para garantizar que los productos seguros estuvieran disponibles para que nuestras vidas volvieran a la normalidad lo antes posible.

En un año, se desarrollaron y autorizaron múltiples vacunas para uso de emergencia. Se utilizaron varias plataformas para fabricar las vacunas candidatas más prometedoras. Algunos se basaron en enfoques tradicionales que involucraban el virus completo (debilitado o inactivado) o partes de él, como fragmentos de una proteína viral. Otros se basaron en tecnología moderna y utilizaron el material genético del virus, por ejemplo, ADN o ARNm.2.

Cómo responde nuestro cuerpo a una infección viral

Respuesta inmune a la infección viral y vacunación.3

Los virus son pequeños microbios astutos e inteligentes. Básicamente, necesitan células vivas para multiplicarse. Cuando un virus ingresa a nuestro cuerpo, se adhiere a nuestras células e inyecta su material genético. Este material contiene la receta para que nuestras células hagan más copias de ese virus. Nuestras células, entonces, se convierten en una fábrica de virus que infectarán a más células y repetirán el proceso.

Afortunadamente, nuestro sistema inmunológico reconoce cualquier material u organismo extraño. Una vez que se identifica un germen extraño, es capturado y procesado por células específicas llamadas «células presentadoras de antígenos (APC)». Las APC, entonces, traen fragmentos del patógeno y los exponen a las células T y, después de eso, las células B producen pequeños soldados llamados anticuerpos. Los anticuerpos se adhieren al virus, impidiendo que ataque más células y marcándolo para su destrucción por parte de otros soldados inmunes llamados macrófagos, que literalmente se comerán el virus marcado con anticuerpos y las células infectadas por el virus. Paralelamente, ciertas células desarrollan una memoria duradera3. Cuando el virus entra en contacto nuevamente con nuestras células, nuestro sistema inmunológico está listo para responder rápidamente.

Sin embargo, nuestro sistema inmunitario tarda unos días en aprender a defender nuestro cuerpo. Por lo tanto, las vacunas son tan importantes. Entrenan a nuestros cuerpos para que estén listos antes de que un virus, una bacteria u otro patógeno ingrese a nuestros cuerpos. Este entrenamiento consiste en presentar nuestro sistema inmunológico al propio patógeno (ya sea vivo-atenuado o inactivado) o partes de él, como proteínas o fragmentos del material genético.

Desacreditando el mito del peligro de las vacunas de ARNm y ADN

A pesar de los beneficios de las vacunas contra el COVID-19, muchas personas sospecharon debido a su rápido desarrollo y disponibilidad en varios países. Luego, se hizo popular un mito aterrador: las personas podían convertirse en mutantes cuando se les inyectaban vacunas de ARNm o ADN. Tener material genético de un virus insertado en nuestras células generó preocupaciones de que dicho material se apoderaría de nuestras células y podrían ocurrir mutaciones.

Los creadores y seguidores del mito no se dieron cuenta de algunas cosas. La razón principal y más obvia para no preocuparse es que en cada infección viral, el material genético del virus ingresa inevitablemente a nuestros cuerpos y células. Sin embargo, la mayoría de las infecciones virales no hacen que el ADN viral se convierta en parte de nuestro genoma. Hay excepciones, como la infección provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), pero el coronavirus y el virus de la gripe no afectan de esa forma a nuestras células.

Segundo, nuestro cuerpo tiene múltiples mecanismos para destruir el material genético después de la inyección. Uno de ellos está liderado por APC como las células dendríticas o los macrófagos. Otro es facilitado por enzimas tanto extracelulares como intracelulares tales como ARNasas y ADNasas. Después de la inyección, parte del material es procesado y degradado por APC y enzimas. Otra parte se traduce en proteínas (p. ej., la proteína espiga del SARS-Cov-2) que se reconocerá como material extraño que iniciará una respuesta inmunitaria inmediata.4. El principal mecanismo detrás de la efectividad de la vacuna de ARNm es la activación de las células B. Las interacciones moleculares que involucran la proteína espiga y las células B dan como resultado células B de memoria, que son responsables de memorizar material extraño.4. Si nuestros cuerpos fueran una cocina, nuestras células serían chefs que leen la receta y la tiran a la basura una vez que la comida está lista. Después de la vacunación, las células B de memoria están listas para actuar una vez que el SARS-CoV-2 ingresa a nuestro cuerpo.

Finalmente, tanto el ADN como el ARNm son intrínsecamente inestables y propensos a la degradación debido a la presencia de ARN y ADN en el suero y el plasma.4. Los estudios muestran que ambos se degradan dentro de una semana después de la inyección y una fracción menor permanece intacta en el lugar de la inyección.5. De hecho, durante la preparación de la vacuna, se deben realizar pocas modificaciones en la estructura del ARNm para evitar la degradación antes de que el sistema inmunitario lo reconozca.4.

Los beneficios de las vacunas de ARNm en la lucha contra la pandemia de COVID-19 son claros. Han permitido el desarrollo rápido y versátil de múltiples vacunas con alta eficacia protectora comprobada.4. Si desea mantenerse saludable y fuerte y aún no está vacunado, hágase un favor. Entrene su sistema inmunitario y proteja su cuerpo contra enfermedades graves y hospitalizaciones al vacunarse lo antes posible.

A pesar de la campaña antivacunas, muchos países desarrollados van camino de recuperar su vida normal. Por el contrario, varios países de ingresos bajos y medianos no han corrido la misma suerte. Muchos de estos países no han podido obtener suministros rápidos de vacunas. ¿Por qué importa esto? Esa es una historia para otro momento.

Referencias

  1. Greenwood B. La contribución de la vacunación a la salud mundial: pasado, presente y futuro. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 2014;369(1645):20130433. Publicado el 12 de mayo de 2014. https://doi.org/10.1098/rstb.2013.0433
  2. William O. Hahn, Zanthia Wiley, Vacunas COVID-19, Clínicas de Enfermedades Infecciosas de América del Norte, 2022, ISSN 0891-5520, https://doi.org/10.1016/j.idc.2022.01.008
  3. Khalil El Karoui, An S. De Vriese, COVID-19 en diálisis: impacto clínico, respuesta inmunitaria, prevención y tratamiento, Kidney International, 2022, ISSN 0085-2538, https://doi.org/10.1016/j.kint.2022.01.022.
  4. Park JW, Lagniton PNP, Liu Y, Xu RH. Vacunas de ARNm para COVID-19: qué, por qué y cómo. Int J Biol Sci. 2021;17(6):1446-1460. Publicado el 10 de abril de 2021. https://doi.org/10.7150/ijbs.59233
  5. Hobernik D, Bros M. Vacunas de ADN: ¿Qué tan lejos están del uso clínico?. Int J Mol Sci. 2018;19(11):3605. Publicado el 15 de noviembre de 2018. https://doi.org/10.3390/ijms19113605

Fuente

Escrito por Redaccion NM

Deja una respuesta

Shanghai reporta primeras muertes por brote actual de COVID-19

Un niño de 10 años de Minnesota recibe un disparo mortal en un apartamento con su segundo hijo, sin adultos presentes