in

La policía tailandesa persigue a los usureros que se aprovechan de las personas vulnerables en medio de una pandemia

Napawan Rimwaan ​​utilizó una aplicación de teléfono para pedir prestados 2000 baht (55 dólares estadounidenses), creyendo que era un préstamo sin intereses que podía devolver en 90 días.

Una semana después, un agente de la agencia crediticia comenzó a llamar y amenazar a la madre tailandesa de dos hijos para que pagara el préstamo, junto con un cargo de interés del 31 por ciento, dentro de los siete días.

“Solo quería comprar un uniforme escolar para mi hijo”, dijo Napawan, de 38 años, a BenarNews mientras no podía contener las lágrimas. “Ahora, mis hijos tendrán que comer arroz solo con salsa”.

Esos no eran los términos que Napawan dijo que aceptó, una señal reveladora del tipo de servicios ilegales de préstamo de dinero que han prosperado en Tailandia y se han aprovechado de las personas con poco dinero en efectivo durante la pandemia de COVID-19, según la policía tailandesa. Las autoridades, que han estado tomando medidas enérgicas contra tales operaciones de préstamo ilegales, estiman que estas empresas criminales obtuvieron millones de baht de clientes desprevenidos.

Después de que los agentes crediticios llamaran a Napawan más de 10 veces al día, ella llamó a la línea directa de la policía.

“La policía me dijo que me calmara, diciendo que [the loan sharks] no podía hacerme daño”, recordó Napawan, señalando que acababa de recuperarse de COVID-19.

A medida que la pandemia se extendió por Tailandia, muchos cayeron presa de este tipo de operaciones ilegales porque no tenían acceso a préstamos legítimos durante tiempos difíciles, dijo un investigador policial de alto nivel.

“La pandemia afectó a todos los negocios desde los vendedores ambulantes hasta las pequeñas y medianas empresas. Muchos negocios se congelaron o cerraron”, dijo el coronel Padol Chandon, superintendente de la División de Supresión de Delitos Económicos (ECD) de la policía nacional.

“Cuando el país alivió el bloqueo, todos comenzaron a buscar fondos para restaurar su negocio y los usureros estaban listos para atacar”, dijo a BenarNews.

Los préstamos de dinero en línea, incluidos los servicios basados ​​en aplicaciones para teléfonos inteligentes, reemplazaron a los préstamos bancarios tradicionales para muchas personas porque ofrecían una aprobación fácil sin los documentos o verificaciones de crédito adecuados. Algunas de las víctimas solo tardaron unos minutos en pedir prestados unos miles de baht.

“Es por eso que la tasa de interés es muy alta”, dijo Padol, y agregó que los prestamistas saben que lo que están haciendo es ilegal.

La policía informa a los periodistas sobre el sindicato más grande que ofrece servicios ilegales de préstamo de dinero en Bangkok, 12 de julio de 2022. Credit: Foto del folleto/División de Supresión de Delitos Económicos

De enero a junio, las autoridades arrestaron a casi 100 personas sospechosas de tener vínculos con sindicatos de préstamos ilegales, según el ECD.

En julio, el departamento tomó medidas enérgicas contra el sindicato más grande y arrestó a casi 40 sospechosos identificados como miembros de tres redes en las provincias nororientales de Maha Sarakham, Roi-Et y Kalasin. La policía dijo que el sindicato estaba dirigido por Sawek Manpan, de 43 años, un ex cobrador de deudas que había sido arrestado y encarcelado cinco años antes por cargos similares.

Un mes antes, un grupo de trabajo de la policía tomó medidas enérgicas contra el sitio web de usurpación de préstamos más grande, cuando arrestaron a 29 sospechosos de cinco redes en las provincias de Bangkok, Chanthaburi, Khon Kaen, Pathum Thani y Nakhon Ratchasima.

Padol identificó al autor intelectual de la red basada en el sitio web como Aniwat Buayai, de 26 años, quien comenzó su negocio hace apenas dos años con alrededor de 200 000 baht (5460 dólares).

Los investigadores de ECD alegan que Aniwat comenzó prestando dinero a vendedores ambulantes empobrecidos que pedían unos pocos miles de baht. Más tarde, amplió su negocio para dirigirse a propietarios de pequeñas y medianas empresas que necesitaban entre 100.000 y 2 millones de baht (entre 2.731 y 54.630 dólares) en cuestión de días para mantener a flote sus empresas afectadas por la pandemia, dijo la policía.

Aniwat presuntamente contrató a «jóvenes matones» para trabajar como cobradores de deudas ofreciéndoles viviendas gratis, automóviles y grandes comisiones sobre el dinero que recaudaban, dijo la policía.

Cuando la policía lo recogió, Padol dijo que encontraron alrededor de 500 millones de baht (13,6 millones de dólares) en la cuenta bancaria de Aniwat.

“Confesó que aprendió a manejar el negocio de los préstamos usureros de las redes sociales. Es un comportamiento de imitación”, dijo Padol a BenarNews. “Es un juego de alto riesgo y alto rendimiento”.

Tanto Aniwat como Sawek enfrentan una serie de cargos criminales que incluyen operar servicios ilegales de préstamo de dinero y otorgar préstamos personales a tasas exorbitantes. Además, Sawek y su pandilla han sido acusados ​​de cobrar deudas mediante intimidación y violencia.

Jiraporn Thepabutra y su hija de 8 años esperan a que un activista corte la cerradura después de que los cobradores de deudas pusieran superpegamento en el ojo de la cerradura de su casa en Bangkok, el 29 de julio de 2022. Credit: Foto del folleto cortesía de Eakpob Laungprasert
Jiraporn Thepabutra y su hija de 8 años esperan a que un activista corte la cerradura después de que los cobradores de deudas pusieran superpegamento en el ojo de la cerradura de su casa en Bangkok, el 29 de julio de 2022. Credit: Foto del folleto cortesía de Eakpob Laungprasert

En junio de 2020, tres meses después del cierre de Tailandia por el COVID-19, la Policía Real de Tailandia estableció el Centro para contrarrestar el abuso de los usureros después de recibir un aumento de las quejas de las víctimas que denunciaban intimidación física.

Hasta ahora, la policía ha investigado más de 7.000 casos. La línea directa del centro había recibido unas 4.000 llamadas al mes durante ocho meses hasta junio, pero solo pudo responder a una cuarta parte debido a la falta de recursos.

Aún así, la policía arrestó a 833 sospechosos de usura en esos ocho meses, congeló 254 cuentas bancarias, confiscó cientos de automóviles y motocicletas y confiscó 1,49 millones de baht (49.780 dólares) en efectivo. El centro estimó el valor de los activos confiscados en más de 31 millones de baht (852.600 dólares).

Las autoridades dijeron que varios suicidios han sido atribuidos a amenazas de usureros en los últimos dos años.

«Lo siento. Estoy cansado. No le pagues al usurero. Ya ganaron demasiado con las tasas de interés de sobrecargo”, decía una nota de suicidio escrita a mano por el dueño de una fábrica de pan que se quitó la vida en mayo.

«Temo por la seguridad de mi hija»

No todas las víctimas se acercan a la policía.

Un activista social tailandés le dijo a BenarNews que su equipo recibe alrededor de 10 quejas diarias relacionadas con préstamos.

“Están aumentando dramáticamente y los cobradores de deudas están utilizando tácticas de intimidación y amenazas de violencia, incluido un ataque a la vida, destrucción de casas, incautación de propiedades… e incluso disparos”, dijo Eakpob Laungprasert, fundador de la página de Facebook Saimai Tong Rod, o Saimai. Must Survive, que ayuda a las personas que cayeron en tiempos difíciles después de contraer COVID-19.

Recientemente, Eakpob llevó a la vendedora ambulante Jiraporn Thepabutra y a su hija de 8 años a una estación de policía después de que los cobradores de deudas les impidieran entrar a su casa y enviaran mensajes que amenazaban su vida porque ella no podía pagar un préstamo y los intereses después de contraer COVID.

«Vigila tu espalda. Tomaste nuestro dinero; no vivirás. Devuelve el dinero ahora. O quemaré tu casa”, decía un mensaje visto por BenarNews.

Jiraporn, de 44 años, dijo que tuvo que pagar 400 baht (unos 11 dólares) por día de los 20.000 baht (546 dólares), que pidió prestados al 60 por ciento de interés mensual. El prestamista le dijo que pidiera prestado más dinero para pagar la deuda cuando dijo que no podía trabajar porque estaba infectada con COVID-19.

Ella dijo que los cobradores de deudas enviaban mensajes de texto amenazantes todos los días. También acecharon alrededor de su casa, llamaron a la puerta de su casa y arrojaron pequeñas piedras al techo.

Una noche, Jiraporn y su hija no pudieron entrar a su casa porque los cobradores habían superpegado los agujeros de las cerraduras en los candados de la puerta y pegado un cartel en la puerta que decía: «Devuélveme mi dinero».

Dijo que estuvo sentada en la calle llorando durante casi tres horas antes de llamar a Eakpob para pedir ayuda.

“Mi solicitud de préstamo fue rechazada por el banco, así que decidí acudir a los usureros porque necesitaba pagar el alquiler, la matrícula de mi hija y algo de efectivo para reiniciar mi negocio”, dijo Jiraporn a los periodistas en Bangkok.

“Tengo tanto miedo de que me ataquen. Temo por la seguridad de mi hija”, dijo mientras las lágrimas rodaban por su rostro. “Ya no puedo vivir así. No quiero deberle dinero a nadie”.

Eakpob dijo que los vendedores ambulantes son los más vulnerables durante la pandemia porque son trabajadores informales y no tienen acceso a instituciones financieras.

Su equipo negocia con los acreedores en nombre de dichos deudores mientras trabaja con la policía para denunciar posibles delitos.

El gobierno, dijo Eakpob, debería establecer fondos de emergencia en cada distrito durante estos tiempos difíciles.

“Los fondos deben ser de fácil acceso, la aprobación debe ser rápida y los préstamos deben tener tasas de interés normales”, dijo.

BenarNews es un servicio de noticias afiliado a RFA.



Fuente

Escrito por jucebo

Deja una respuesta

Violentos enfrentamientos entre la policía serbia y los manifestantes en el EuroPride 2022 en Belgrado

El departamento de educación de Northern Cape evaluará los daños en la escuela secundaria Garies