in

La Junta promete un «año de paz» después de Thingyan, pero la oposición dice que la lucha apenas comienza

Jefe de Junta Sr. El general Min Aung Hlaing marcó el final de Thingyan el domingo al declarar el Año Nuevo de Myanmar como un «año de paz», incluso cuando el ejército continuó una ofensiva en nueve de las 14 regiones del país y los grupos de resistencia armada prometieron luchar más duro que nunca.

“Este año es la víspera del aniversario de diamantes de nuestro Día de la Independencia. Por lo tanto, todos debemos esforzarnos mucho para disfrutar plenamente los frutos de la independencia y la esencia de la democracia”, dijo el líder del golpe en un discurso en la capital, Naypyidaw, al cierre del Festival del Agua de Año Nuevo del 13 al 16 de abril.

“Es por eso que estamos haciendo todo lo posible para que este año sea un ‘año de paz’ ​​y traer estabilidad a todo el país”.

Min Aung Hlaing no dio más detalles sobre cómo el régimen militar, que según los grupos de derechos humanos ha matado al menos a 1.769 civiles desde el golpe del 1 de febrero de 2021, pretende llevar a cabo su visión.

Thingyan, normalmente una festividad bulliciosa y jubilosa, estuvo inquietantemente silenciosa en las principales ciudades de Myanmar, Yangon y Mandalay, ya que los residentes optaron por boicotear las festividades dirigidas por la junta y prestar atención a las advertencias de las fuerzas armadas de oposición de que las áreas podrían convertirse en blanco de ataques.

Una investigación de RFA encontró que las autoridades arrestaron a casi 100 personas en las dos ciudades, así como en el municipio de Myawaddy en el estado de Kayin, en los primeros 10 días de abril como parte de una represión previa a Thingyan. Algunos de los detenidos se habían sumado a las protestas contra el golpe, mientras que otros fueron acusados ​​de ser miembros de grupos paramilitares contra la junta con base en Yangon, incluida la Fuerza de Defensa del Pueblo (PDF).

Mientras tanto, los enfrentamientos armados entre el ejército y las fuerzas antijuntas conjuntas estuvieron en pleno apogeo durante el Año Nuevo en los estados de Kayin, Kachin, Kayah, Chin y Rakhine, así como en las regiones de Sagaing, Magway, Bago y Yangon, según Karenni National. Partido Progresista.

Khoo Daniel, primer secretario del Partido Nacional Progresista de la etnia karenni, pronosticó que los combates empeorarán aún más en el nuevo año con la expansión de las zonas de guerra.

“La situación militar va a empeorar ya que todos y cada uno de los grupos se están preparando a su manera”, dijo. «Él [shadow National Unity Government (NUG)] mismo ha dicho abiertamente que lanzará operaciones militares en todas partes. Entonces, es probable que sea muy tenso”.

En 2021, los enfrentamientos fueron relativamente mínimos, dijo, porque hubo “falta de unidad entre los grupos armados para combatir a la junta militar”.

Pero Khoo Daniel dijo que los políticos y el público de la nación ahora tienen una mejor comprensión de por qué los grupos étnicos se han levantado en armas contra los militares y es más probable que los apoyen.

Combatientes de las Fuerzas de Defensa del Pueblo en el municipio de Loikaw en el estado de Kayah, en una foto sin fecha. Crédito: Loikaw PDF

‘Sacrificio’ por la democracia

Un grupo que se ha beneficiado de tal alianza es el Partido Popular Nacional de Karen en el estado de Kayin, que se ha unido a los paramilitares de la Fuerza de Defensa Nacional de Karen (KNDF) y otras unidades de las PDF en los estados vecinos de Kayah y Shan del Sur para luchar contra los militares.

Un miembro de la KNDF, que habló con RFA bajo condición de anonimato, dijo que el grupo espera abrir nuevos frentes en el nuevo año.

“Como luchadores de la resistencia, nuestro enfoque este Año Nuevo es luchar juntos contra la junta”, dijo. “Esperamos abrir varios frentes en todo el país”.

Free Tiger Rangers, un grupo leal al Ministerio de Defensa del NUG que está atacando objetivos de la junta en Yangon, también dijo en una declaración reciente que su resolución de Año Nuevo es “derrotar a los militares”.

Los observadores dijeron a RFA que esperan que el ejército tome medidas enérgicas contra la resistencia armada este año si espera encontrar una solución a la crisis política del país y celebrar elecciones generales en 2023.

“Lo especial de este Año Nuevo es que estamos viendo muchos combates intensos entre las fuerzas militares y las PDF, así como los grupos étnicos armados. Los enfrentamientos se han intensificado”, dijo Than Soe Naing, analista militar radicado en Myanmar.

“Creo que ambas partes esperan una situación decisiva y es probable que el conflicto armado se intensifique en las montañas, en los llanos y en las ciudades, tanto en las zonas rurales como en las urbanas”.

Incluso si el ejército logra sus objetivos, es poco probable que el país esté en condiciones de celebrar elecciones generales el próximo año, agregó.

Hein Thiha, un ex maestro de secundaria que ha trabajado como agricultor desde que se unió al Movimiento de Desobediencia Civil anti-junta, dijo a RFA que la gente de Myanmar mostró cuánto quiere el regreso a la democracia al abstenerse de las celebraciones por Thingyan, a las que llamó el «festival más preciado» de la nación.

“El mundo ahora puede ver cómo nuestra gente está dispuesta a sacrificarse con la esperanza de que la democracia vuelva a florecer algún día”, dijo.

Mientras tanto, el presidente interino de NUG, Duwa Lashi La, prometió en un discurso de Año Nuevo el sábado recuperar el territorio bajo control militar y dijo que haría todo lo que estuviera a su alcance para liberar al pueblo del gobierno de la junta.

“El NUG ha redoblado sus esfuerzos para construir una unión democrática federal pacífica y brindar a las personas los servicios que necesitan con la ayuda de organizaciones internacionales”, dijo. “Puedo ver un rayo de luz al final del túnel, y haremos realidad el sueño de la gente”.

El NUG dijo en un comunicado durante el fin de semana que está afiliado a 354 unidades del PDF que luchan contra el ejército y que más de 100 de ellas están trabajando bajo su control. Dijo que el PDF y los grupos étnicos armados ahora controlan “casi el 50 por ciento del país”.

Los familiares de los reclusos esperan frente a la prisión de Insein en Yangon, el 18 de abril de 2022. Credit: RFA
Los familiares de los reclusos esperan frente a la prisión de Insein en Yangon, el 18 de abril de 2022. Credit: RFA

Amnistía de presos

El final de Thingyan también vio a la junta liberar a más de 1.600 presos de la cárcel en una amnistía general el lunes, ninguno de los cuales era preso político o periodista, según observadores y familiares.

La junta perdonó a 1.619 personas, la mayoría de las cuales estarían encarceladas por delitos relacionados con las drogas y la inmigración, a pesar de los llamamientos de grupos de derechos humanos y de la comunidad internacional para liberar a los numerosos presos de conciencia del país detenidos por oponerse al gobierno militar.

El jefe de la junta, Min Aung Hlaing, dijo a fines del mes pasado que la amnistía tenía como objetivo promover la «cooperación pacífica durante el período de transición» y que las sentencias de los condenados por «actos de terrorismo» no serían conmutadas.

Htay Htay Win, la madre de Yan Paing Tun, quien cumple cadena perpetua por violar la ley antiterrorista del país, dijo a RFA que esperaba que su hijo estuviera entre los liberados en la amnistía.

“Si me preguntas si prefiero tener una libra de oro o mi hijo en este momento, diría de inmediato que no necesito el dinero, solo a mi hijo”, dijo.

El familiar de otro preso, que se negó a ser identificado por motivos de seguridad, dijo que esperaba la liberación de su hermano, que cumple cadena perpetua en la prisión Insein de Yangon, también por violar la Ley Antiterrorista.

“Es muy triste que mucha gente joven y educada, incluido mi hermano, haya sido arrestada. Esto es muy desafortunado”, dijo.

“Escuchamos que no había presos políticos entre los liberados el día de Año Nuevo… creo [the junta is] empeorando la situación del país al liberarlos. La seguridad ya es mala y con esta gente en las calles, creo que será peor que nunca”.

Su hermano todavía enfrenta cargos en la prisión de Insein en virtud de la Ley Antiterrorista después de que la junta ya lo haya sentenciado a cadena perpetua por un presunto asesinato.

Según la Asociación de Asistencia para Presos Políticos de Tailandia, la junta arrestó a 13.282 personas entre el 1 de febrero de 2021 y el 15 de abril de 2022. Entre ellos había 135 miembros del personal de los medios y 55 periodistas, dijo el grupo con sede en Bangkok.

Ei Mon Phyo, esposa de Ye Yint Tun, dijo que tenía pocas esperanzas de que liberaran a su esposo después de que la junta no lo liberara en dos amnistías anteriores.

El reportero de el diario heraldo con sede en el municipio de Pathein, en la región de Irrawaddy, fue arrestado el 28 de febrero mientras fotografiaba una protesta contra la junta en Pathein y cumple una condena de dos años de prisión.

Las repetidas llamadas de la RFA al viceministro de Información de la junta, mayor general Zaw Min Tun, en busca de comentarios sobre la amnistía, quedaron sin respuesta el lunes.

El analista Than Soe Naing criticó a la junta por “liberar a los malos y arrestar a los buenos”.

“Siguen encarcelando a los políticos y dejando que ladrones, atracadores, drogadictos y violadores deambulen por las calles”, dijo.

“Podrán hacer lo que quieran solo cuando haya malos elementos en la sociedad. Yo diría que esta es una política que promueve un sistema de terroristas como ellos”.

La junta liberó a más de 23.000 presos el día de Año Nuevo de 2021, otros 2.200 en junio de ese año, 5.600 en octubre de 2021 y 800 en febrero, pero solo eran un puñado de presos políticos.

Traducido por Khin Maung Nyane. Escrito en inglés por Joshua Lipes.



Fuente

Escrito por Redaccion NM

Deja una respuesta

Gran Bretaña desplegará lanzamisiles blindados Stormer en Ucrania

El Lunes de Pascua trae alegría a las personas sin hogar en la Bahía de Nelson Mandela