in

La influencia de Buck Showalter en los Mets es clara y resulta en victorias

Gafas de sol Buck Showalter de los Mets sobre hablar con el banquillo

En Citizen’s Bank Park la semana pasada, antes de un Mets-Juego de los Phillies, tuve una conversación con alguien a quien considero una de las personas más inteligentes del béisbol en la industria… Buck Showalter-inteligente es probablemente la mejor manera de decirlo.

Y me sorprendí cuando lo primero que me dijo esta persona fue: “Los Mets son un equipo que gana ahora… ¿realmente creen que Buck es la persona adecuada para dirigirlos? Ni siquiera ha ganado un banderín. Y juega esos juegos pasivo-agresivos con los jugadores. No sé.»

Argumenté que, en muchos sentidos, Showalter parecía ser la persona perfecta para un equipo que tuvo problemas de liderazgo la temporada pasada, un equipo que sufrió de inexperiencia gerencial durante los últimos cuatro años, pero pude ver que no estaba cambiando. la mente de la persona.

Fue un recordatorio de que a pesar de todo el amor de Showalter flotando en Queens en este momento, especialmente después de que su famosa atención al detalle se destacó por una jugada inteligente, y rara vez vista, de carrera de bases en la victoria del domingo por 5-0 sobre los Diamondbacks, hay una buena parte del sentimiento anti-Buck en torno al juego.

Gran parte tiene que ver con conflictos de personalidad relacionados con el deseo de Showalter de tener control organizacional en sus trabajos anteriores como gerente. Tales conflictos han sido experimentados por algunos y transmitidos a otros, creando una narrativa sobre Buck y su habilidad para llevar a un equipo a la cima.

Hay una razón, después de todo, por la que un manager aclamado por su perspicacia en el béisbol no fue contratado en los últimos cuatro años. Mucho de esto tiene que ver con las oficinas de recepción modernas que valoran la colaboración por encima de todo en un gerente; por ejemplo, Brodie Van Wagenen negándose incluso a entrevistar a Showalter después de la mickey callaway debacle.

Mientras tanto, también hay muchos aliados de Showalter que dicen que esos mismos gerentes generales modernos son tan inseguros y/o orientados al proceso que simplemente tenían miedo de contratar a un gerente que cuestionará cualquier cosa con el fin de ganar.

“Saben que Buck no soporta a los tontos”, me dijo una persona cercana a Showalter. “Pero tampoco steve cohen. Creo que se necesitó a alguien tan inteligente como Cohen para decir: ‘simplemente contrate al tipo inteligente'».

Si a Cohen le gusta lo inteligente, seguramente le encantó lo que vio en el Citi Field el domingo.

De hecho, Showalter es prácticamente el brindis de la ciudad de Nueva York, hasta ahora, con los Mets con un inicio de 7-3 y su influencia aparentemente visible de muchas maneras.

Por supuesto, con cinco de las siete victorias de los Mets contra los Nacionales y los Diamondbacks, es difícil medir cuán significativo es su récord hasta este momento. Y ciertamente sabremos más esta semana cuando los Giants lleguen a la ciudad.

Aún así, obviamente hay grandes señales, desde la mejor efectividad de 1.07 de las Grandes Ligas por parte de sus lanzadores abridores hasta los resultados de bateo situacionales que contrastan tanto con la futilidad del año pasado.

y hay que JD Davis dijo a los periodistas después de su furtiva base robada en la sexta entrada que negó una posible apelación de dom smith marcando para anotar en un elevado al jardín izquierdo, lo que le dio a los Mets una ventaja de 3-0 en ese momento.

“Estamos tratando de jugar con un alto coeficiente intelectual de béisbol”, dijo Davis.

Es algo que Showalter ha inculcado en la cabeza de sus jugadores desde los entrenamientos de primavera, cuando los sorprendió al reunirlos casi todos los días para repasar situaciones relacionadas con las reglas que podrían surgir en los juegos. A juzgar por sus reacciones, los jugadores nunca habían estado involucrados en tales encuentros.

Muchos podrían haber pensado que gran parte de lo que Showalter discutió con ellos nunca entraría en juego.

Sin embargo, allí estaba, en el 10el juego de la temporada, exactamente el tipo de jugada de apelación que Showalter les había presentado, con instrucciones sobre cómo lograr una distracción que podría ser vital para evitarles una carrera.

En este caso, para apelar si Smith se fue demasiado pronto desde la tercera base, Óliver Pérez tuvo que salirse de la goma y tirar a la tercera base antes de hacer otro lanzamiento.

Lo que Showalter le había dicho a su equipo era que si tenían otro corredor en base, en este caso Davis en primera, debía romper de inmediato como si tratara de robar la segunda cuando Pérez pisara la goma y creara una distracción.

Como explicó Showalter, “Una vez que te sueltas de la goma y te mueves hacia el corredor (Davis), la apelación se cancela. Una vez que no vas directamente a la tercera, se apaga”.

En ese momento, los Mets no habían obtenido verificación a través de la repetición de si Smith se había ido temprano. Al final resultó que no lo hizo, pero como dijo Showalter, estaba dispuesto a cambiar un out por esa tercera carrera, si fuera necesario.

Sin embargo, Davis pudo robar el segundo porque Pérez se confundió, primero corrió hacia el corredor de los Mets y luego decidió seguir adelante con la apelación, que en ese momento era demasiado tarde.

En el gran esquema de las cosas, no fue una jugada terriblemente significativa, sin embargo, el pequeño truco coronó una entrada en la que un corrido de bases agresivo condujo a las primeras tres carreras. Y más concretamente, fue otro ejemplo de la influencia de Showalter, de la que ya ha habido muchos.

Como dijo Davis, fue Tomás Nido, quien pudo haber estado prestando más atención en la reunión de apelación y jugada, gritándole desde el banquillo que despegara por el segundo lugar. Sin embargo, Showalter rápidamente transmitió una señal a sus entrenadores como recordatorio y, en cualquier caso, Davis parecía encantado de poder llevar a cabo la jugada.

«Eso es todo Buck allí», dijo Davis. “Se enorgullece de que sus jugadores conozcan la regla, y esta fue una especie de laguna de la que hablamos en los entrenamientos de primavera”.

En verdad, es una regla tan oscura que apostaría que la mayoría de los gerentes no la conocen. Llámalo una cosa pequeña, pero los Mets han estado haciendo muchas cosas pequeñas bien hasta ahora, a diferencia de los últimos años.

Es parte de lo que obtienes con Showalter. Es parte de lo que lo convierte en un gran administrador en el juego. En cuanto a la narrativa de que no se puede ganar todo, en realidad solo dos de los cuatro equipos que ha dirigido durante sus 30 años de carrera, los Yankees y los Diamondbacks, fueron contendientes al campeonato, por lo que esta es su primera oportunidad real en 20 años.

Es un largo, largo camino hasta octubre, pero baste decir que el nuevo gerente ha tenido un muy buen comienzo.

Fuente

Escrito por Redaccion NM

Deja una respuesta

Estudiantes de la escuela politécnica del gobierno de Nigeria en Ogun piden ayuda ante los incesantes ataques y tiroteos de ladrones armados

¿Cuándo es el Gran Premio de Fórmula 1 de Miami? Fecha, información de seguimiento y más