in

La estrella de TikTok y camaleón político en pugna por la presidencia de Colombia

BUCARAMANGA, Colombia — Como alcalde, se llamó a sí mismo “el rey”, golpeó a un concejal que lo ofendió y le dijo a un empleado municipal que lo presionaba para que siguiera las reglas que se limpiaría las nalgas con la ley.

Rodolfo Hernández, un hombre de negocios de 77 años y exalcalde, se ha convertido en el candidato presidencial más disruptivo de Colombia en décadas, electrificando a los votantes con un mensaje de un solo tema «drenar el pantano» amplificado por un equipo de magos de las redes sociales que lo han hecho una estrella de TikTok, lo que le permite eludir las trampas de las campañas convencionales.

Es uno de los dos candidatos restantes en las elecciones del domingo para presidente de la tercera nación más grande de América Latina, y el ganador tomará el control en un momento crucial en la historia del país.

“Lo que el pueblo colombiano realmente quiere es rescatar a toda la administración pública de las garras de los políticos”, dijo a The New York Times. “Yo personifico eso”.

La figura similar a Trump desdeñó su tendencia a ofender, incluso llamó a las mujeres venezolanas una “fábrica para hacer niños pobres” y se declaró seguidor del “gran pensador alemán” Adolf Hitler.

“Digo lo que siento”, dijo Hernández. «No estoy interesado en el efecto secundario».

Aún así, ha aclarado que quiso decir Albert Einstein.

Como candidato, el Sr. Hernández se ha promocionado a sí mismo como un modelo de democracia, un hombre de negocios exitoso que cumple sus promesas y se preocupa por los pobres. Pero un viaje a Bucaramanga, una ciudad rodeada de montañas donde construyó su imperio y una vez fue alcalde, revela una imagen diferente.

El Sr. Hernández es un candidato anticorrupción que ha sido acusado de cargos de corrupción, un partidario de la austeridad cuyas políticas de tala y quema provocaron una huelga de hambre por parte de los empleados de la ciudad y un magnate de la construcción que una vez se comprometió a construir 20.000 viviendas para los pobres que nunca se materializó.

En mayo, logró un sorprendente segundo puesto en la primera vuelta de la votación, superando a Federico Gutiérrez, exalcalde de una gran ciudad respaldado por la élite conservadora.

Hernández se enfrenta a Gustavo Petro, un ex rebelde y senador de mucho tiempo que espera convertirse en el primer presidente izquierdista de Colombia.

Sus victorias reflejan un fervor antisistema que se ha extendido por América Latina, impulsado por la pobreza y la desigualdad de larga data que se han intensificado durante la pandemia.

Los dos están empatados en las encuestas, y quienquiera que gane es probable que ponga al país en un camino completamente nuevo. Petro ha prometido reformar el sistema económico ampliando en gran medida los programas sociales y gravando a los ricos. El Sr. Hernández ha propuesto “austeridad total” y dice que declarará un estado de emergencia para combatir la corrupción, lo que genera temores de que pueda cerrar el Congreso o suspender a los funcionarios locales.

“Haremos todo por la razón y la ley”, prometió el Sr. Hernández. “Nada por la fuerza”.

Bucaramanga, la ciudad en el centro de una de las áreas metropolitanas más grandes del país, se encuentra a 250 millas al norte de Bogotá, la capital. Es un lugar donde los vecinos dicen que ser directo y “desabrochado” forma parte de la cultura.

Nadie en Bucaramanga, al parecer, es ambivalente sobre el Sr. Hernández, y una mención de él generalmente provoca elogios hiperbólicos o una serie de insultos impublicables.

Los partidarios de Hernández lo describen como un salvador que eliminó el déficit de la ciudad, renegoció contratos para beneficiar a los contribuyentes y rompió un ciclo de favores políticos que había convertido a Bucaramanga en la capital de la corrupción.

Sus críticos lo llaman un peligro para la democracia, un evangelista de un capitalismo brutal que arruinará la nación y un hombre con pocas ideas políticas firmes que hará lo que sea necesario para salirse con la suya.

“Lo que le espera a este país es una dictadura”, dijo César Fontecha, exasesor legal de la compañía de basura de la ciudad, quien dijo que una vez Hernández lo llamó en un ataque de ira, exigiéndole que lo ayudara a aprobar un contrato plagado de problemas legales.

Hoy, Hernández enfrenta cargos de corrupción en ese caso, acusado de presionar a sus subordinados para asegurar que una empresa específica ganara un trato con la ciudad. Según la oficina del inspector general, ese contrato podría haberle hecho ganar a su hijo una cantidad significativa de dinero.

El juicio del Sr. Hernández comienza el 21 de julio. Ha dicho que es inocente.

“Yo no robé nada”, dijo. “Por eso estoy tranquilo, con la conciencia tranquila”.

Al crecer en Piedecuesta, un pueblo de la era colonial en las afueras de Bucaramanga, el Sr. Hernández era el mayor de cuatro hijos, y sus padres eran dueños de una fábrica de cigarros, una sastrería y una finca de caña de azúcar, lo que los convirtió en una de las familias más exitosas de la comunidad. .

Mario Carvajal, un viejo amigo del candidato, recordó a la madre de Hernández como “extremadamente exigente” e “impulsiva”. Si un joven Rodolfo no hacía su trabajo, dijo, “lo golpeaba con lo que encontraba”.

El Sr. Hernández estudió ingeniería, luego comenzó una empresa de construcción que construía viviendas de bajo costo y luego pasó a las finanzas, actuando como vendedor y prestamista y ofreciendo tasas de interés muy por debajo de los bancos locales.

“Si no fuera por él, no tendríamos la casa”, dijo Flor Bayona, de 57 años.

Eventualmente, su familia llamó la atención de los grupos rebeldes que secuestraban a personas para pedir rescate. Primero, se llevaron a su padre, obligando a la familia a pagar por su regreso. Luego, según el señor Hernández, se llevaron a su única hija, Juliana.

Esta vez, Hernández se negó a pagar, diciendo que solo fomentaría más secuestros. Juliana nunca regresó.

Preguntado por una estación de radio local si se arrepintió de su decisión, dijo: “Por un lado, sí, y con mucho dolor. Y en cambio no, porque si hubiésemos pagado habrían venido por Socorro, mi mujer”.

Félix Jaimes, un viejo amigo y asesor, dijo que Hernández está extremadamente preocupado por los menos afortunados y “obsesionado con lograr metas”.

El Sr. Hernández se postuló para la alcaldía de Bucaramanga en 2015 y asumió el cargo con una plataforma anticorrupción y de austeridad que lo llevó incluso a quitar las sillas de la cafetería del ayuntamiento.

Recortó contratos laborales y recortó salarios, incluido el de José del Carmen, de 59 años, líder sindical.

En respuesta, los trabajadores construyeron un campamento de protesta que duró meses y luego iniciaron una huelga de hambre que duró seis días.

“Él era el verdugo de los trabajadores”, dijo el Sr. del Carmen.

El Sr. Hernández ahora enfrenta cargos por violar los derechos sindicales durante su tiempo como alcalde. La próxima fase de este juicio comienza el 26 de julio. Ha negado los cargos.

En una oficina de Bucaramanga de mesas blancas y arte minimalista con escenas de pobreza en blanco y negro, la campaña de Hernández está dirigida por un ejército de voluntarios: los autodenominados “rodolfistas”.

El eslogan de la campaña del Sr. Hernández —“no robes, no mientas, no hagas trampa”— está pintado en una pared, y una figura recortada del candidato se encuentra en la entrada.

Durante la campaña, Hernández ha evitado la mayoría de los debates y ha realizado pocos eventos públicos, favoreciendo las entrevistas con medios amigos y transmisiones en vivo realizadas por sus aliados. Sin embargo, ha energizado a amplias franjas del electorado, y sus asesores dicen que ha entendido el momento.

Durante una generación, el país ha estado dirigido por un movimiento de extrema derecha fundado por el expresidente Álvaro Uribe. Sus aliados políticos, conocidos como uribistas, alguna vez fueron ensalzados, pero han perdido popularidad en medio de denuncias de abusos contra los derechos humanos. escándalos de corrupción y la pobreza creciente.

Para los colombianos hartos del uribismo pero desanimados por las propuestas izquierdistas de Petro, Hernández es el candidato perfecto: autofinanciado y aparentemente independiente, un hombre progresista con las mismas ambiciones para Colombia que tiene para su imperio personal.

“Va a salir adelante por nosotros”, dijo Héctor Bonilla, de 58 años. “Lo veo en su rostro, su sinceridad cuando habla”.

Alfonso Morales, de 64 años, un vigilante que vive en una pequeña choza cerca de la cima de una colina empinada en Bucaramanga, tiene una opinión diferente.

Como candidato a alcalde, el Sr. Hernández distribuyó cartas a los residentes más pobres de la ciudad anunciando un programa llamado “20,000 Hogares Felices” que prometió sería una realidad si era elegido.

Las casas nunca se construyeron. “Nos mintió”, dijo Morales. “Ruego al pueblo colombiano que no vote por este hombre”.

El Sr. Hernández ha seguido haciendo tales promesas. Dentro del parque principal de Piedecuesta, construyó una elegante casa modelo llamada “la casa de la fortuna”, destinada a servir como publicidad de campaña, y contrató a un agente de bienes raíces para comercializarla.

Un día, dentro de la casa, el agente les dijo a los visitantes que una casa como esta estaría disponible para ellos a un bajo costo y con bajas tasas de interés, siempre que el Sr. Hernández ganara.

Carlos Buitrago contribuyó con reportajes desde Bucaramanga y Piedecuesta, y Genevieve Glatsky desde Bogotá.

Fuente

Escrito por jucebo

La familia del niño hace una súplica al presunto conductor que atropelló y se dio a la fuga

El Banco Central Europeo creará una nueva herramienta para abordar el riesgo de fragmentación y moderar la derrota de los bonos