‘La esperanza es rara ahora en Myanmar’, escucha el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Compartir

“La esperanza es rara ahora en Myanmar”, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) dijo Volker Türk, pidiendo un fuerte apoyo para sus ciudadanos bajo fuego.

“El desprecio y desprecio por la vida humana y los derechos humanos que continuamente demuestran los militares, constituyen un ultraje a la conciencia de la humanidad,» él dijo.

Lo último informeque abarca el período comprendido entre el 1 de febrero de 2022 y el 23 de enero de este año, detalla una serie de incidentes en los que miles fueron detenidos, cientos de casas fueron quemadas y decenas de personas, incluidos niños, murieron a causa de bombardeos y ataques militares.

Pueblos incendiados

En el segundo año después del golpe, el el ejército ha aumentado los ataques aéreos contra lugares civiles en un 141 por cientoy la incidencia de hogares y vecindarios incendiados ha aumentado en un 380 por ciento.

Los colegas de la ONU indicaron que desde el golpe militar, algunos 39.000 estructuras han sido quemados en aldeas y pueblos donde ha operado el ejército, dijo. Las imágenes de satélite confirman que numerosos incidentes han implicado la destrucción de pueblos enteros, mientras que otras comunidades han sido incendiadas en múltiples ocasiones.

“Las personas que no pueden huir corren el riesgo de morir quemadas”, dijo. “Aquellos que pueden escapar – sobre 1,3 millones de desplazados desde el golpe – enfrentar la indigencia.”

Muertes, tortura bajo custodia militar

Fuentes creíbles han verificado que al menos 2.947 civiles han muerto por el ejército y sus afiliados desde 2021, incluidos 244 niños, dijo. Más de un tercio de estas muertes confirmadas ocurrieron bajo custodia militar, y el número real de asesinatos de civiles es casi seguro mucho mayor, agregó.

“Es imperativo que la militar respeta el Consejo de Seguridad‘s resolución y tomar medidas para poner fin a la violencia”, dijo, y agregó que todas las partes armadas deben instituir o fortalecer los esfuerzos para cumplir con los principios fundamentales de Ley humanitaria internacional.

Al señalar que los militares extendieron en febrero el estado de emergencia, dijo que los detenidos han informado palizas severassimulacros de ejecución, suspensión de techos sin comida ni agua, electrocucióny actos de violencia sexual.

Fuentes creíbles verificaron que desde el 1 de febrero de 2021, al menos 17.572 personas han sido arrestadas, incluidos 381 niños, y 13.763 permanecen detenidas.

Derechos violaciones también continuar “estrangular” las libertades de los medios y el espacio cívicoél dijo.

“Simplemente ‘dar me gusta’ a una publicación de Facebook puede conducir a cargos de terrorismo, con sentencias de 10 años o más en prisión, luego de juicios opacos que no cumplen en absoluto con los estándares de juicio justo”, dijo.

Necesidades humanitarias ‘graves’

En todo el país, 17,6 millones de personas ahora necesitan asistencia humanitaria, y más de 15,2 millones enfrentan inseguridad alimentaria aguda. En un momento de necesidades humanitarias tan extremas, las regulaciones actuales impedirán la capacidad de muchas organizaciones no gubernamentales para entregar bienes y servicios esenciales, dijo.

El comunidad rohingyaque ya ha soportado décadas de persecución, se enfrenta a “un presente sombrío y un futuro peor”, él dijo. Más que un millón Los rohingya permanecen en exilio forzado y cientos de miles de personas más han sido desplazadas internamente.

«Habrá no hay visión duradera para el futuro sin rendición de cuentas por la cruel violencia del pasado”, dijo, pidiendo un mayor apoyo internacional y la provisión de educación y oportunidades de subsistencia para los refugiados.

© UNOCHA/Vincent Tremeau

El campamento de refugiados de Kutupalong en Cox’s Bazar, Bangladesh, es uno de los más grandes del mundo y alberga a cientos de miles de hombres, mujeres y niños rohingya que huyeron de la violencia en Myanmar.

Tribunales internacionales exigen apoyo

Dijo que los procedimientos en curso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la Corte Penal Internacional (CPI), con respecto a graves violaciones de los derechos humanos contra el pueblo rohingya, merecen un mayor apoyo.

En medio del desplazamiento masivo y la detención arbitraria de líderes políticos electos en febrero de 2021, y de miles más desde entonces, cuyo único delito fue oponerse al golpe militar, permaneció profundamente preocupado por la perspectiva de nuevas elecciones en Myanmar mientras la violencia se sale de control.

“Las elecciones de noviembre de 2020 dejaron en claro que lo que la gente del país quería era continuar el camino ganado con esfuerzo de la reforma democrática”, dijo. “Es fundamental que el futuro del país se decida mediante un proceso dirigido por el pueblo de Myanmar”.

Para abordar estas preocupaciones, él llamada Consejo de Derechos Humanos miembros a hacer todo lo posible para brindar apoyo humanitario directamente al pueblo de Myanmar, incluso canalizando las operaciones a través de organizaciones de base. También hizo un llamado todas las Naciones Unidas Miembro estados promover el diálogo y soluciones sostenibles que sean representativas de la voluntad del pueblo de Myanmar, a fin de “para poner fin a esta brutal crisis”.

Fuente

Compartir

Don't Miss