in

La campaña de obesidad del Reino Unido corría el riesgo de convertir la vergüenza en una «estrategia política deliberada»

weightloss

Crédito: Pixabay/CC0 Dominio público

La campaña nacional contra la obesidad lanzada por el gobierno del Reino Unido para mejorar la salud y proteger el NHS durante la pandemia de COVID-19 fue «improductiva», «ineficaz», «irresponsable» y podría haber llevado a una «vergüenza».

Una nueva investigación ha afirmado que la campaña Tackling Obesity perpetuó la visión neoliberal de que la buena salud es esencialmente una cuestión de logros individuales obtenidos a través de elecciones de estilo de vida y comportamiento. Al hacerlo, dicen los investigadores, ignoró los múltiples factores estructurales y socioeconómicos que contribuyen a la obesidad.

Continúan agregando que las declaraciones oficiales del ex primer ministro Boris Johnson en ese momento, que sugerían que «pequeños cambios» eran todo lo que se necesitaba para perder peso, no coincidieron con la evidencia de salud pública y crearon «una atmósfera propicia para el gobierno». vergüenza y culpa sancionadas».

Publicado en la revista Sociología de la Salud y la Enfermedadla investigación, «Fat shaming under neoliberalism and COVID-19: Examining the UK’s Tackling Obesity Campaign», analiza el lenguaje utilizado por el gobierno y su énfasis particular en las opciones y los costos.

«En países neoliberales como el Reino Unido, la responsabilidad de la buena salud recae en gran medida en el individuo», dice la Dra. Tanisha Spratt, coautora y profesora de Sociología en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Greenwich, Londres. «Enfatiza la importancia de la autosuficiencia y el autocontrol en lo que respecta al estilo de vida y el comportamiento, lo que a su vez significa que la mala salud, junto con la pobreza y otros males sociales, a menudo se considera una deficiencia individual y el resultado de un estilo de vida deficiente. opciones».

Tackling Obesity se lanzó a finales de julio de 2020, días después de que un informe de Public Health England destacara pruebas claras de que el riesgo de hospitalización, ingreso en cuidados intensivos y muerte por COVID-19 era mayor para las personas clasificadas médicamente como obesas o con sobrepeso grave. La campaña enfatizó la importancia de abordar la obesidad para «mejorar la salud de la nación», «ofrecer una mayor protección contra el impacto de COVID-19» y «proteger al NHS de verse abrumado» en caso de una ola posterior del virus.

El exprimer ministro Boris Johnson desempeñó un papel activo en el lanzamiento, publicando un video a través de las redes sociales que trazó paralelismos con su propia experiencia con el COVID-19, diciendo que había estado «demasiado gordo» y que había tenido problemas para controlar su peso. También dijo que desde entonces había comenzado a trotar y, como resultado, había perdido peso.

Los investigadores dicen que, haciéndose eco de la campaña Change4Life de una década antes, Tackling Obesity recomendó que las personas cambiaran los aspectos poco saludables de su dieta por elementos saludables como la fruta. Continúan diciendo que enfatizó el impacto de la obesidad en el NHS y que «si todas las personas con sobrepeso o que viven con obesidad en la población perdieran solo 2,5 kg, el NHS podría ahorrar £ 105 millones en los próximos cinco años».

«La campaña Tackling Obesity enfatizó explícita y repetidamente los costos asociados con cuerpos con exceso de peso, reforzando la idea de que los cuerpos gordos son ‘caros’ y, como resultado, inherentemente no rentables e improductivos», dice la profesora Luna Dolezal, coautora y Profesor Asociado de Filosofía y Humanidades Médicas en la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales. «Este tipo de discurso posiciona a las personas con exceso de peso como ‘irresponsables’ y ‘desconsideradas’, porque sus ‘decisiones’ no solo los afectan negativamente a ellos y a su salud individual, sino también al Servicio Nacional de Salud debido a las cargas financieras y de recursos adicionales que su incurrirá en exceso de peso».

Si bien la campaña incluyó recomendaciones destinadas a la reforma a nivel social, como la introducción de información sobre calorías en los menús de algunos restaurantes y la reducción de la publicidad de alimentos poco saludables, se centraron en la elección de alimentos de un individuo y no en su capacidad para acceder a alternativas más saludables.

Los investigadores destacaron las aparentes inconsistencias y contradicciones con otras acciones gubernamentales en ese momento, como Eat Out to Help Out, que incluía varias empresas de comida rápida en su oferta, y las restricciones de cierre que limitaban las oportunidades de ejercicio de las personas.

Argumentan que el uso de la «vergüenza» y la «culpa» como estrategia para motivar la pérdida de peso rara vez ha funcionado en campañas anteriores. Y también señalan que las encuestas realizadas durante la pandemia habían revelado que un número significativo de personas habían informado un aumento de peso por una variedad de razones, como un mayor consumo de alcohol, bocadillos inducidos por el estrés o comer por comodidad, y un estilo de vida más sedentario. provocado por el confinamiento.

«Si bien los objetivos de fomentar una alimentación saludable y mejorar la salud de la población en general son loables, la campaña Tackling Obesity los enmarcó como alcanzables individualmente e ignoró las barreras estructurales que impiden que algunos implementen este consejo», dice el profesor Dolezal. «La mayoría de las personas simplemente no pueden permitirse el lujo de comprar de forma rutinaria las tarrinas prohibitivamente costosas de fruta precortada que sirven como paradigma visual para un ‘intercambio simple’, e incluso para aquellos que pueden, no hay garantía de que esto conduzca a una pérdida de peso perceptible .»

«La campaña demuestra de manera concreta cómo la vergüenza gorda implícita se está implementando dentro de este esfuerzo de salud pública», agrega el Dr. Spratt. «La campaña Tackling Obesity no solo es improductiva e ineficaz, sino que también es irresponsable a la luz de la evidencia de salud pública disponible sobre la obesidad y las campañas contra la obesidad.

«Cambios como el rediseño de los planes de estudios escolares para incluir más actividad física, la creación de ciudades transitables y hacer que las opciones de alimentos saludables sean más accesibles para aquellos que actualmente no pueden pagarlos ofrece un camino claro para reducir las tasas de obesidad y mejorar la salud general en el Reino Unido, y no se arriesgue avergonzar a las personas por su exceso de peso. Si el gobierno del Reino Unido se toma en serio la prioridad de la pérdida de peso para combatir la hospitalización y la muerte por COVID-19, estos son lugares óptimos para comenzar».

El informe, «Fat shaming under neoliberalism and COVID-19: Examining the UK’s Tackling Obesity Campaign», está disponible en acceso abierto en la edición actual de Sociología de la Salud y la Enfermedad.


La pérdida de peso es beneficiosa para las personas con obesidad, pero no para las delgadas


Más información:
Luna Dolezal et al, Fat shaming under neoliberalism and COVID‐19: Examining the Tackling Obesity Campaign del Reino Unido, Sociología de la Salud y la Enfermedad (2022). DOI: 10.1111/1467-9566.13555

Proporcionado por la Universidad de Exeter


Citación: La campaña de obesidad del Reino Unido corría el riesgo de convertir la vergüenza por la obesidad en una ‘estrategia política deliberada’ (13 de octubre de 2022) consultado el 13 de octubre de 2022 en https://medicalxpress.com/news/2022-10-uk-obesity-campaign-fat-shaming- obstinado.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.



Fuente

Escrito por jucebo

7exZQrTbHZMNg7abH6q7BQ 1200 80

Por qué el personaje más nuevo de Chicago Med será mucho más importante en futuros episodios

scidaily icon

El elemento más pesado detectado hasta ahora en la atmósfera de un exoplaneta