in

La brecha salarial de género afecta a los docentes universitarios

Más mujeres científicas trabajan como profesoras hoy que en cualquier otro momento de la historia. Pero todavía están mal pagados en comparación con sus colegas masculinos con registros de publicación similaressegún un estudio de más de 2300 profesores de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).

Los hallazgos son «preocupantes», dice Bruce Weinberg, profesor de economía en la Universidad Estatal de Ohio, Columbus, quien ha estudiado el sesgo de género en STEM pero no participó en el nuevo estudio. “Uno quiere que las personas reciban una compensación comparable por un trabajo comparable”.

En general, a los miembros de la facultad con registros de publicación más sólidos se les pagó más, según los investigadores, basándose en datos de salarios de profesores disponibles públicamente de 17 universidades de EE. UU. intensivas en investigación. Pero por cada incremento de ganancia en su índice h, una métrica de productividad académica que refleja cuántos artículos ha publicado un investigador y cuántas veces esos artículos han sido citados, las mujeres vieron un aumento menor en su salario en comparación con sus colegas masculinos. , según el estudio, que está en prensa en Cienciometría y se publicó en línea como una preimpresión la semana pasada. Entre los miembros de la facultad con un índice h relativamente alto de 49, por ejemplo, los salarios de las mujeres eran aproximadamente $6000 menos que sus contrapartes masculinas. Es un déficit que realmente puede sumar “cuando lo analizas a lo largo de una carrera”, dice la autora del estudio Christiane Spitzmüller, vicerrectora de asuntos académicos y estrategia de la Universidad de California, Merced.

Spitzmüller reconoce que el índice h no es una métrica perfecta de la productividad académica. “Hay alrededor de 100 artículos y más que demuestran que el índice h favorece a los hombres de muchas maneras”, señala. Pero el nuevo estudio muestra que incluso las mujeres que tienen éxito en esa métrica no ven las mismas ganancias que los hombres en términos de su salario. Entonces, continúa: «Probablemente tenga un efecto aún más marcado para las mujeres que… hacen más en las dimensiones que no son recompensadas con un alto índice h», incluida la tutoría y otros trabajos de servicio.

También es posible que la brecha salarial sea aún mayor en las universidades que no hacen públicos los datos salariales, dice Melanie Zaber, economista de RAND Corportation que ha estudió las trayectorias profesionales de las mujeres en STEM pero no participó en el nuevo estudio. “Donde tenemos transparencia salarial, tendemos a ver salarios más equitativos”, dice Zaber sobre otras investigaciones sobre disparidades salariales. “Así que es posible que estos [data] representan el mejor de los casos”.

No está claro por qué a las mujeres del estudio se les pagó menos que a los hombres, pero los autores sugieren que los hombres pueden ser más agresivos o exitosos en sus negociaciones. “He visto a hombres, anecdóticamente, obtener un NSF de un millón de dólares [National Science Foundation] subvención, van inmediatamente a su decano o jefe de departamento y dicen ‘Realmente espero ver esto reflejado en mi evaluación de desempeño y en mi aumento de sueldo este año’”, dice Spitzmüller. “Aunque creo que las mujeres son menos propensas a dar ese paso”. También ha notado que es más probable que las mujeres soliciten otras formas de apoyo, como financiación para un estudiante de posgrado o posdoctorado.

En el artículo, ella y sus coautores instan a las universidades a realizar análisis internos de la remuneración de los docentes para determinar si las mujeres altamente productivas están siendo recompensadas por sus esfuerzos. Cualquier disparidad salarial que se identifique podría corregirse utilizando métricas como el índice h. “La alternativa puede ser seguir perdiendo mujeres científicas a pesar de los altos niveles de productividad y potencial”, escriben.

Pero no todo el mundo está convencido de este enfoque. «Creo que cualquier artículo probablemente no sea suficiente para responder a la pregunta de si esta cura en particular es peor que esta enfermedad en particular», dice Weinberg, quien preferiría que los índices h no se tomen en cuenta en las decisiones sobre ascensos y aumentos porque los considera como mujeres en desventaja y otros grupos subrepresentados. Sin embargo, reconoce que el nuevo documento indica que «la cantidad de sesgo en el proceso es lo suficientemente grande como para que el uso de los índices h, a pesar de sus defectos, podría haber ayudado» a rectificar parte de la disparidad de género en el pago. “No me gusta la cura, pero puede ser mejor que la enfermedad”.

Fuente

Escrito por jucebo

Deja una respuesta

El material mineralizado mejorado puede restaurar el esmalte dental

Los adictos en recuperación trabajan para ayudar a otros en ‘Project Recover’