in

Haití: ‘Portadores de esperanza’, salvando vidas de recién nacidos, en medio de una creciente agitación

1665697396 image770x420cropped

Pero en medio de la violencia y la volatilidad, el personal de la agencia de salud sexual y reproductiva de la ONU, UNFPAestán haciendo todo lo posible para proteger a las niñas de embarazos no deseados y salvar las vidas de las mujeres que intentan dar a luz en las circunstancias más difíciles.

Un bloqueo liderado por pandillas en la principal terminal de combustible del país en la capital, Puerto Príncipe, ha provocado disturbios y una grave escasez durante semanas.

Colapso de la atención médica

Alrededor tres cuartas partes de los principales hospitales están sin electricidad y no pueden funcionar, y hay escasez de medicamentos, oxígeno y equipos de salvamento. Con opciones de transporte público casi inexistentes, los trabajadores de la salud ya no pueden viajar y ahora solo hay tres ambulancias funcionando en Port-au-Prince, y casi ninguna funciona en el resto del país.

La violencia de pandillas ha estado aumentando en Haití desde julio de este año, con cientos de personas asesinadas, violadas y secuestradas y más de 25.000 expulsados ​​de sus hogares en la capital en busca de refugio, la mayoría mujeres y niños.

Ahora, en medio de una falta casi total de servicios básicos, incluidos centros de salud que funcionen, acceso a agua potable segura, instalaciones de saneamiento y recolección de basura, un brote de cólera amenaza la salud y la vida de millones de personas ya vulnerables y empobrecidas.

La enfermedad transmitida por el agua causa diarrea aguda que puede ser mortal si no se trata dentro de las primeras horas: Hasta ahora 18 han muerto y hay más de 250 casos sospechosos.

Amenaza del cólera para los recién nacidos

Sin instalaciones médicas o trabajadores de la salud calificados, entre los que corren mayor riesgo de no recibir la atención crítica que necesitan se encuentran algunos 29.000 mujeres embarazadas y sus recién nacidos – especialmente si ahora contraen cólera.

Otras 10.000 complicaciones obstétricas podrían quedar sin tratamiento, y miles de mujeres y niñas expuestas a altas tasas de violencia y abuso sexual se han quedado sin servicios de protección.

Los servicios de atención materna están cerca de paralizarse en Haití.

Obligaciones

“Mi compromiso profesional es salvar vidas, evitar que más niñas y mujeres jóvenes queden embarazadas sin querer y mueran durante el parto”, dijo Judline, enfermera y trabajadora comunitaria del UNFPA en Puerto Príncipe.

“Trabajo con un equipo de oficiales comunitarios, coordinando clínicas móviles donde las mujeres y las adolescentes pueden acceder a los servicios de salud reproductiva”, explicó.

En medio de la violencia y la inseguridad, ha continuado visitando los campamentos de desplazados cuando es seguro hacerlo, ayudando a garantizar que las mujeres y las niñas reciban la atención crítica que necesitan.

Judline y su equipo identifican y monitorean a las mujeres embarazadas que pueden experimentar complicaciones y derivan a las mujeres y niñas que han sufrido violencia a los servicios de apoyo.

Las madres esperan con sus hijos para ser vacunados en un hospital apoyado por UNFPA en el sur de Haití.

Las madres esperan con sus hijos para ser vacunados en un hospital apoyado por UNFPA en el sur de Haití.

Reacios a hablar

Mientras realizaba actividades de divulgación en uno de los campamentos, Judline conoció a una niña de 15 años llamada Nardine. “Era muy reacia a hablar conmigo, pero finalmente me dijo que estaba en el tercer trimestre de su embarazo”, recordó.

Al darse cuenta de que la joven estaba en trabajo de parto prematuro, Judline caminó con ella durante más de dos kilómetros para llegar al Hospital Universitario La Paix, donde Nardine dio a luz a una niña de manera segura.

Haití ya tiene la nivel más alto de mortalidad materna en América Latina y el Caribe, con el último recrudecimiento de la violencia y la inestabilidad que comprometen peligrosamente la vida de miles de mujeres embarazadas y lactantes, especialmente aquellas en campamentos de desplazados.

UNFPA continúa brindando respuesta y protección contra la violencia de género a través de clínicas de salud móviles y derivando casos a instalaciones de salud apropiadas para atención clínica y psicosocial cuando sea posible.

Sobrevivientes de abuso

Sin embargo, algunos 7.000 sobrevivientes de violencia sexual no podrán acceder a atención médica y psicosocial y miles más estarán en riesgo si los mecanismos de protección fallan y los servicios esenciales se ven obligados a cerrar.

Me veo como una portadora de esperanza, un oído inmediato para mujeres y niñas vulnerables.

UNFPA ha repartió cientos de kits de dignidad materna y a mujeres y niñas que perdieron todo al huir de sus hogares en Port-au-Prince, y ha trabajado con socios para instalar suministros de energía solar en hospitales y centros de salud.

Esto ha mejorado las instalaciones de la cadena de frío para almacenar vacunas y medicamentos, y ha permitido que los servicios de maternidad críticos continúen en 12 ubicaciones en todo el país, pero la energía solar por sí sola no puede mantener los hospitales en pleno funcionamiento.

‘No puedo abandonarlos’

A pesar de los riesgos para su propia seguridad, Judline dijo que su equipo se asegurará de que las mujeres embarazadas y las niñas tengan acceso a agua limpia y brindará tratamiento a las personas con cólera. “No puedo abandonarlos”, dijo.

“Me veo como una portadora de esperanza, un oído inmediato para las mujeres y niñas vulnerables que piden ayuda a gritos”.

Fuente

Escrito por jucebo

1c39debcf751bf4867e84dd3bdc01d66

‘Fuera’: Miles evacuan urgentemente

flm1665690001

Vista previa del fin de semana: Las Vegas Motor Speedway