in

George Lamming, autor de la crónica del fin del colonialismo, muere a los 94 años

George Lamming, novelista y ensayista de Barbados, uno de los últimos de una generación de escritores caribeños cuyo trabajo trazó la transición de su región del colonialismo a la independencia, murió el 4 de junio en su casa en Bridgetown, la capital de su país. Tenía 94.

La muerte fue confirmada por su hija, Natasha Lamming-Lee. Ella no proporcionó una causa.

Los primeros trabajos del Sr. Lamming, como los de sus contemporáneos VS Naipaul y Samuel Selvon, se filtraron a través de su experiencia como joven en Londres, donde publicó su primera novela, «En el castillo de mi piel», en 1953. Fue parte de lo que se conoció como la generación Windrush, los cientos de miles de caribeños que emigraron a Gran Bretaña después de que el gobierno dictaminara, en 1948, que eran ciudadanos británicos.

Para Lamming y otros, el rápido colapso del Imperio Británico fue un momento de examen de conciencia y toma de medidas: ¿Qué significaba ser barbadense? ¿Podría un antiguo súbdito colonial, por no hablar de toda una sociedad, crear una identidad independiente de su colonizador? ¿Y cuál era el lugar del arte en esa visión?

“Creo que buscaban el derecho a hablar por sí mismos, sus sociedades y sus paisajes, para describir el mundo que los había creado con la precisión y el cuidado de los de adentro”, Richard Drayton, historiador del King’s College de Londres, y un amigo del Sr. Lamming, dijo en una entrevista telefónica. “Por su propio bien, no para el entretenimiento de un público inglés”.

«In the Castle of My Skin» fue un éxito de crítica, ganó el premio Somerset Maugham y le valió al Sr. Lamming una beca Guggenheim. Una historia vagamente autobiográfica sobre un niño que crece en Barbados en medio del descontento laboral y social, también se basó en las extensas lecturas del Sr. Lamming sobre el pensamiento existencialista. Los filósofos franceses Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir defendieron el libro, al igual que el escritor negro estadounidense Richard Wright, que se había mudado a París en 1946.

La novela, llena de densas imágenes y metáforas, combina técnicas y estilos de poesía, memorias y teatro, una mezcla típica de la ficción del Sr. Lamming.

“El agua subió más y más hasta que los helechos y las flores de nuestra terraza se inundaron”, escribió. “Mi madre trajo sacos que la absorbieron rápidamente, pero arriba las grietas del techo estaban llorando lluvia, y sobre la superficie de la alfombra y la epergne de flores y helechos había curvas líquidas y brillantes que el negro luto de las tejas había legado”.

En su introducción a la edición estadounidense del libro, el Sr. Wright escribió que “Lamming’s es un verdadero regalo; como artista, posee un coraje tranquilo y obstinado, y en él un nuevo escritor toma su lugar en el mundo literario”.

Crédito…McGraw-Hill

El Sr. Lamming usó el dinero de sus premios para viajar a Ghana y los Estados Unidos, así como de regreso al Caribe; esos viajes lo pusieron en contacto con la diáspora africana y reforzaron su sentido de compromiso político, un aspecto de su trabajo que lo diferenció de Walcott, Naipaul y muchos otros de su cohorte. Asistió al histórico Congreso de Escritores y Artistas Negros en París en 1956 y se hizo muy amigo del crítico literario marxista CLR James.

“Él es muy diferente de los demás en que se colocó en lo que uno podría llamar una especie de tradición afro-global de la diáspora”, dijo la escritora Caryl Phillips en una entrevista telefónica.

Al mismo tiempo, el Sr. Lamming también estaba empapado de literatura británica —Thomas Hardy era uno de sus poetas favoritos— y estaba fascinado con «La Tempestad» de Shakespeare, en particular la relación entre el náufrago hechicero Próspero y su esclavo Calibán, que Era, en su opinión, una metáfora de la relación entre colonizador y colonizado.

A lo largo de su trabajo, Lamming trató de complicar esa relación. Era una jerarquía, admitió, pero también una dinámica, en la que el colonizado puede superar su doble conciencia, o experiencia de alienación, para hacer espacio a su propia identidad y libertad.

“La doble conciencia debe verse como una estrategia, y no como una prisión”, dijo en una entrevista de 2002 con la revista Small Axe. Está en mi conciencia como yo en la suya. Y tengo el poder de asignarle significados que no son menos que los que él me otorga a mí”.

Lograr esa visión requiere lucha política y, a medida que avanzaba su carrera, el Sr. Lamming dedicó más energía al activismo. Escribió la última de sus seis novelas, “Indígenas de mi persona”, en 1972; su trabajo publicado posterior fue todo no ficción, en forma de ensayos, discursos y manifiestos.

Le preocupaba que tras el colonialismo, la sociedad caribeña estaba recreando las mismas estructuras de clase, e incluso encontrando nuevas metrópolis imperiales a las que someterse, sobre todo Estados Unidos. Viajó mucho, apoyando a gobiernos de izquierda y organizando activistas en todo el Caribe.

Para mantenerse, comenzó una carrera académica a fines de la década de 1960, enseñando y sirviendo como escritor residente en la Universidad de Brown, la Universidad de Texas, la Universidad de Duke, la Universidad de las Indias Occidentales y otras instituciones.

Para él, la ficción, el ensayo y el activismo eran parte de un mismo esfuerzo.

“No he cambiado mucho en ese sentido de casi ver lo que hago ya mí mismo como una especie de evangelista”, le dijo a Small Axe. “Soy un predicador de algún tipo; Soy un hombre que trae un mensaje de algún tipo”.

George Eric Lamming nació el 8 de junio de 1927 en Carrington, un pueblo ubicado en una antigua plantación de azúcar en las afueras de Bridgetown. Sus padres no estaban casados ​​y conocía a su padre solo de lejos. Su madre, Loretta Devonish, era ama de casa y luego se casó con Clyde Medford, un oficial de policía.

Recordó fragmentos de conciencia de clase desde una edad temprana. Los disturbios laborales barrieron la isla en 1937, mataron a 14 y sirvieron de telón de fondo para «In the Castle of My Skin».

Ganó una beca para asistir a una de las tres escuelas primarias de Barbados, donde un profesor de inglés, Frank Collymore, quien también editaba la principal revista literaria de la isla, lo introdujo a la escritura.

En 1946 se mudó a Puerto España, Trinidad, donde enseñó en un internado para venezolanos adinerados. Era un lugar cultural y políticamente vibrante; conoció al cantante, actor y activista de izquierda estadounidense Paul Robeson, que estaba allí de gira, y comenzó sus primeros encuentros con el marxismo y la filosofía continental.

Se casó con la artista Nina Ghent en 1950; luego se divorciaron. Junto con su hija, le sobreviven su pareja de toda la vida, Esther Phillips; siete nietos; y 10 bisnietos. Su hijo, Gordon Lamming, murió en 2021.

El Sr. Lamming regresó a Barbados en 1980 y eventualmente se mudó a un hotel en el lado rural del este de la isla. Se convirtió en su base de operaciones, donde se reunía con activistas políticos y escribía sus discursos y ensayos.

Y aunque permaneció centrado en la política caribeña, también fue profético sobre un resurgimiento global de la supremacía blanca en el siglo XXI, mucho antes de que se hiciera evidente.

“El mundo blanco está cerrando filas”, dijo en un discurso de 1998 en el City College de Nueva York. “La Guerra Fría ha terminado y está surgiendo una nueva jerarquía racial”.

Fuente

Escrito por Redaccion NM

Castaway dice que necesita ayuda en la isla cuando se acerca a su 80 cumpleaños

Un enorme parque eólico marino se está sumando a una tendencia creciente de la industria: palas de turbina reciclables