in

Estados Unidos busca reducir la tensión por el estrecho de Taiwán

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el sábado que Beijing había actuado de manera irresponsable al detener la cooperación con Estados Unidos en temas que incluyen defensa y cambio climático, mientras buscaba tranquilizar a los países del sudeste asiático sobre las intensas tensiones en el Estrecho de Taiwán.

Mientras tanto, China siguió adelante con su importante ejercicio militar alrededor de Taiwán por tercer día el sábado, con el Ejército Popular de Liberación (EPL) aparentemente realizando un ataque simulado en la isla principal de Taiwán, dijo el Ministerio de Defensa de Taipei.

“Desde sus lanzamientos de misiles, Beijing ha dado un paso irresponsable de un tipo diferente: han cerrado ocho áreas diferentes donde nuestros dos países han podido trabajar juntos”, dijo el máximo diplomático estadounidense durante una conferencia de prensa el sábado en Manila.

Beijing anunció las «contramedidas» el viernes en respuesta a la reciente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, congelando el diálogo bilateral en varios canales de militar a militar, así como conversaciones sobre la crisis climática, la repatriación de inmigrantes ilegales, la lucha contra las drogas y asistencia letrada en materia penal.

“El mayor emisor de carbono del mundo ahora se niega a participar en la lucha contra la crisis climática. Suspender la cooperación climática no castiga a Estados Unidos; castiga al mundo, particularmente al mundo en desarrollo”, dijo Blinken.

Si bien Beijing parecía haber detenido los ejercicios de fuego real alrededor de Taiwán, varios aviones y barcos militares chinos operaron cerca de Taiwán el sábado, algunos de ellos cruzando la línea media que divide el Estrecho de Taiwán, dijo el ministerio en un comunicado.

El ejército taiwanés envió advertencias, activó aviones y desplegó sistemas de misiles de defensa para rastrear los aviones militares chinos, según el comunicado.

Blinken, quien viajó desde Camboya donde asistió a las reuniones de la ASEAN, dijo que el gobierno de EE. UU. estaba decidido a evitar una crisis y reducir las tensiones.

“Estados Unidos no va a participar en ninguna acción de provocación propia”, dijo Blinken a Voice of America en una entrevista el viernes por la noche en Phnom Penh, cuyas transcripciones se dieron a conocer a la prensa el sábado. “Creemos que los mares deberían calmarse”.

“El Estrecho de Taiwán es de vital importancia para prácticamente todos los países de la región. Tanto comercio pasa por allí. Si eso se interrumpiera, tendría un impacto terrible en la economía global y en el deseo de todos de recuperarse del COVID”, subrayó Blinken.

“Así que creo que corresponde a todos los países, Estados Unidos, pero también China, actuar de manera responsable y no utilizar la visita de un miembro de nuestro Congreso como pretexto para participar en acciones potencialmente peligrosas y desestabilizadoras”, agregó.

No obstante, señaló que el presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU. tenía todo el derecho de hacer el reciente viaje a Taiwán, y que la reacción de China al lanzar 11 misiles balísticos y desplegar sus barcos en la región “es tan desproporcionada y peligrosa”.

Encuentro con Marcos

El diplomático estadounidense se reunió con el presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., el sábado por la mañana y subrayó la alianza de larga data de las dos partes.

Blinken es el funcionario estadounidense de más alto rango que viaja al país desde la toma de posesión de Marcos, el hijo y homónimo del difunto dictador a quien Washington ayudó a huir al exilio en Hawái después de un levantamiento del “poder popular” en 1986.

“Estamos comprometidos con el Tratado de Defensa Mutua. Estamos comprometidos a trabajar con ustedes en los desafíos compartidos”, dijo Blinken, refiriéndose a un pacto de 1951 entre Manila y Washington que obliga a ambas partes a ayudarse mutuamente en tiempos de agresión de fuerzas externas.

El gobierno de EE. UU. ha citado repetidamente esa asociación frente a la continua acumulación de China en la disputada región del Mar de China Meridional, donde los reclamos marítimos de Beijing se superponen con los de Filipinas y otros países del sudeste asiático.

Aseguró a Marcos que Estados Unidos cumpliría sus compromisos con el pacto de defensa conjunta de décadas de antigüedad. “La alianza es sólida y creo que puede fortalecerse aún más”, dijo Blinken.

Marcos, por su parte, subrayó la importancia de la alianza en medio del volátil panorama de la región, aun cuando afirmó que la visita de Pelosi a Taiwán “no elevó la intensidad” de las tensiones en el Estrecho de Taiwán.

“Sin embargo, esto solo demuestra cuán volátil es el escenario diplomático internacional, no solo en la región”, dijo Marcos. “Entonces, de nuevo, esto solo señala el hecho de la importancia de la relación entre Estados Unidos y Filipinas”.

Dijo que el MDT “está en constante evolución” y señaló que Filipinas y Estados Unidos disfrutaban de una relación especial unida por una historia compartida.

Marcos sucedió al presidente Rodrigo Duterte en mayo después de seis años de una relación algo inestable con Washington que vio a Filipinas alejarse de su aliado tradicional a favor de Beijing.

Luego de reunirse con Marcos, Blinken sostuvo una reunión virtual con su homólogo, Enrique Manalo, quien a principios de esta semana anunció que había contraído el COVID-19. Manalo también reiteró los lazos que unen a las dos naciones y la importancia de mantener la paz en el Estrecho de Taiwán.

“Filipinas sigue, por supuesto, mirando a las grandes potencias para ayudar a calmar las aguas y mantener la paz”, subrayó Manalo. “No podemos permitirnos una mayor escalada de las tensiones en la región”. Blinken respondió diciendo que Washington estaba «decidido a actuar de manera responsable, para evitar crisis, evitar conflictos».

Beijing considera que la isla democrática y autónoma es una provincia separatista, que se unirá con el continente por la fuerza si es necesario, y se opone enérgicamente a las visitas estadounidenses de alto nivel. Estados Unidos no reconoce a Taiwán diplomáticamente, como parte de una política de Una China exigida por Beijing, pero mantiene estrechos vínculos no oficiales con Taipei y está obligado por ley a proporcionarle capacidades de defensa.

La situación en Birmania empeora

Mientras tanto, Blinken dijo que la situación en Myanmar se había deteriorado drásticamente, con el régimen militar allí “totalmente insensible” a los llamados internacionales para que resuelva la crisis allí de manera pacífica.

“Bueno, creo que lo que hemos visto, exactamente como usted dice, es una situación que ha ido de mal en peor, incluso con el acto atroz de ejecutar a cuatro miembros del movimiento democrático a pesar de las súplicas de la ASEAN, de Camboya, de muchos otros. no hacer eso”, dijo Blinken, según la entrevista de la VOA.

Blinken instó a la junta a implementar el consenso de cinco puntos que la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) había redactado anteriormente para que Myanmar retome el camino de la democracia. No hacerlo desencadenaría “más presión sobre el régimen: presión económica, presión política”, advirtió.

“Tenemos que presionar al régimen para que permita que la asistencia humanitaria llegue a la gente de Myanmar, y debemos buscar formas de asegurarnos de que las armas no lleguen al régimen. Así que analizaremos todo, incluidas formas adicionales de presión económica y sanciones”, dijo Blinken.

Dijo que la ASEAN estaba en lo correcto al excluir al ministro de Relaciones Exteriores de Myanmar en reuniones recientes, pero dijo que, de avanzar, el bloque tendría que “ver lo que eso significa, incluida la suspensión de Myanmar”.

Jojo Riñoza y Basilio Sepe en Manila contribuyeron a este reportaje por BenarNews, un servicio de noticias en línea afiliado a RFA.



Fuente

Escrito por Redaccion NM

La puerta del cielo del fútbol finalmente se abrió para LeRoy Butler durante la consagración del Salón de la Fama

Miles de iniciados de Bushbuckridge regresan a casa sanos y salvos