in

Estados Unidos acusa a un sospechoso del asesinato del presidente de Haití

04haiti detain facebookJumbo

MIAMI — Estados Unidos acusó a un comando colombiano retirado de participar en el asesinato del presidente Jovenel Moïse de Haití, el primer sospechoso que enfrenta un enjuiciamiento estadounidense por el crimen.

Mario Palacios fue detenido en un aeropuerto de Panamá el lunes y trasladado en avión desde allí a Miami, luego de haber accedido previamente a cooperar con las fuerzas del orden de Estados Unidos, según los fiscales federales. Compareció ante un juez federal el martes y fue acusado de conspirar para secuestrar o matar fuera de Estados Unidos. Fue retenido sin derecho a fianza.

Alfredo Izaguirre, un abogado que fue designado para representar a Palacios, dijo que lo más probable es que se declare inocente en una audiencia previa al juicio programada para finales de este mes.

La Oficina del Fiscal Federal dijo que enfrentaba una posible cadena perpetua.

Palacios, de 43 años, estaba entre las dos docenas de miembros retirados de las fuerzas especiales del ejército colombiano que viajaron a Haití entre mayo y junio como contratistas de seguridad privados contratados por una empresa con sede en Miami llamada CTU Security, según entrevistas con sus familias y la policía haitiana. Una vez en Haití, su misión cambió gradualmente de brindar protección a los dignatarios locales a asaltar la residencia presidencial en una operación que resultó en la muerte de Moïse, según la policía haitiana, el Departamento de Justicia de EE. UU. y la inteligencia colombiana.

El Sr. Moïse fue baleado el 7 de julio en su habitación por sicarios que hablaban español, según su esposa, Martine Moïse, quien resultó herida en el ataque. Sin embargo, la identidad exacta de los asesinos, los detalles de la muerte del Sr. Moïse y el autor intelectual final del complot siguen siendo desconocidos, aunque parece haber sido planeado en parte en los Estados Unidos.

El Sr. Palacios podría ayudar a arrojar luz sobre algunas de esas preguntas. Estaba entre los cinco exmilitares colombianos que formaban parte del “Equipo Delta”, que ingresó a su residencia durante el ataque, según el informe de investigación preliminar de la policía haitiana.

Tras el asalto fue el único de sus compañeros en escapar de las autoridades haitianas. Finalmente huyó a Jamaica, donde fue detenido por violar las leyes de inmigración. Fue en Jamaica donde Palacios decidió cooperar con las fuerzas del orden de EE. UU. y entregó varias declaraciones por escrito, según una declaración jurada revelada en Miami el martes.

Cuando las autoridades de Jamaica deportaron a Palacios a Colombia el lunes, agentes estadounidenses intervinieron en una escala en Panamá.

Tres soldados colombianos que supuestamente participaron en la operación contra el Sr. Moïse fueron asesinados por la policía haitiana, y los 18 restantes fueron capturados y encarcelados en la capital, Port-au-Prince. Aún no han sido acusados ​​formalmente.

Algunos de los militares detenidos han confesado su participación en el asesinato en sus declaraciones iniciales, según los informes policiales. Sin embargo, desde entonces se han retractado de sus confesiones, alegando que las obtuvieron bajo tortura y que se les incrimina por un delito que no cometieron.

“No sé quién lo mató. Te lo digo de corazón, lo juro por mi familia, mis hijos”, señor Palacios dijo a la revista colombiana Semana mientras estaba escondido en Port-au-Prince en agosto. Dijo que cuando llegó a la habitación del señor Moïse, el presidente ya estaba muerto.

El Sr. Palacios le dijo a un juez federal estadounidense en una audiencia el martes que está desempleado, es propietario de una casa en Cali, Colombia, y vive de su pensión militar.

Aunque las circunstancias de la muerte del Sr. Moïse siguen sin estar claras, los investigadores haitianos dicen que los soldados colombianos sabían que derrocarían al presidente y lo reemplazarían por una ex jueza de la corte suprema, Windelle Coq-Thelot. Algunos habían participado en una reunión con la Sra. Coq-Thelot en su casa poco antes de la operación, según el informe policial y una persona que asistió a la reunión.

“Palacios y otros ingresaron a la residencia presidencial en Haití con la intención y el propósito de matar al presidente Moïse y, de hecho, el presidente fue asesinado”, dijo un agente del FBI que investiga el caso en la declaración jurada revelada el martes.

Al igual que muchos otros implicados en el crimen, parece que a la mayoría de los ex soldados colombianos se les hizo creer que la operación contaba con el respaldo total de Estados Unidos. No ha surgido evidencia que indique que el gobierno de los EE. UU. Apoyó o sabía del complot.

Poco después del asesinato del Sr. Moïse, que sumió en el caos a una nación ya frágil, el FBI y las Investigaciones de Seguridad Nacional enviaron agentes a Port-au-Prince para ayudar en la investigación, por invitación del gobierno haitiano.

Pero hasta esta semana, los fiscales estadounidenses no habían acusado a nadie por el asesinato, aunque al menos seis ciudadanos y residentes estadounidenses habían estado implicados en el complot.

En particular, el FBI no ha comentado sobre el estado legal de dos gerentes de CTU Security con sede en Miami, Antonio Intriago y Arcangel Pretelt. Según oficiales de la policía haitiana y de la inteligencia colombiana, los dos estaban al tanto del complot golpista.

Intriago había viajado a Haití en las semanas previas al asesinato y se reunió con algunos de los principales sospechosos haitianos, según los abogados de los detenidos y la policía haitiana.

Otro ciudadano estadounidense, un financiero del sur de Florida llamado Walter Veintemilla, ayudó a financiar el reclutamiento de los soldados colombianos, según la policía haitiana. En Haití, CTU les dijo a los soldados colombianos que la compañía del Sr. Veintemilla, Worldwide Capital, había asegurado miles de millones en inversiones que fluirían al país bajo un nuevo gobierno. A los soldados colombianos se les prometió años de trabajo lucrativo supervisando la seguridad del país.

No hay indicios de que Worldwide Capital o sus subsidiarias, que venden productos financieros minoristas como hipotecas y seguros de automóviles, hayan tenido acceso a dicho capital.

Los abogados de Intriago y Veintemilla dijeron a fines de julio y agosto que sus clientes eran inocentes y estaban cooperando con las autoridades estadounidenses. No respondieron a la solicitud de comentarios sobre el estado legal actual de sus clientes.

Se sabe aún menos sobre el Sr. Pretelt, un oficial retirado de las fuerzas especiales colombianas que reclutó a sus antiguos colegas, algunos de los cuales conocía personalmente de sus días de servicio.

Los participantes en el complot dicen que el Sr. Pretelt afirmó haber trabajado para las agencias de aplicación de la ley de los EE. UU. y les aseguró que los Estados Unidos estaban totalmente detrás de esto. No hay evidencia de que el Sr. Pretelt, quien una vez fue testigo en un caso de narcotráfico, haya trabajado alguna vez para el gobierno federal.

Después de que unidades de la policía haitiana que aún eran leales a Moïse inmovilizaran a soldados colombianos en un camino desde la residencia presidencial poco después del asesinato, Pretelt parece haber tratado de salvar el plan para instalar a Coq-Thelot en la presidencia.

“Parece que hay mala comunicación con la policía local, y eso puede traerles problemas a todos ustedes”, escribió Pretelt a un sospechoso en Haití horas después del asesinato, según un mensaje de texto visto por The New York Times. “El nuevo presidente debería prestar juramento”.

Se desconoce la ubicación del Sr. Pretelt y no estuvo disponible para hacer comentarios. El FBI y el Departamento de Justicia no respondieron a una solicitud de comentarios sobre su estatus legal.

Fuente

Escrito por jucebo

Deja una respuesta

091a7b2ce4b342b90a8e5c93854f008e

‘Gran brote de tormenta’ afectará a cuatro estados

93c287bdc2fd9ab2eaa0af4541805ba3

PODCAST: ¿Han encontrado los Cardinals su camino antes de los playoffs?