Enviado de la ONU dice que 2023 es un año decisivo para Sudán del Sur

Compartir

NACIONES UNIDAS (AP) — El enviado especial de la ONU para Sudán del Sur calificó el 2023 como un año decisivo para la nación más nueva del mundo que ha sido acosada por la guerra civil y dijo el lunes que es posible que el país pueda cumplir su compromiso de celebrar elecciones en diciembre. 2024 pero solo si hay voluntad política.

Nicholas Haysom dijo que la mayoría de la gente argumentaría que en esta etapa no existe un entorno político “en el que el país pueda soportar una fuerte competencia política”.

“Necesitamos crear o expandir el espacio político y cívico para permitir que se lleven a cabo esas elecciones”, dijo a los periodistas después de informar al Consejo de Seguridad de la ONU.

Haysom dijo que se deben establecer las condiciones técnicas y las instituciones para administrar las elecciones “en la medida en que la mayoría de los sudaneses del sur reconozcan que son libres y que reflejan la forma en que la gente votó”.

Si bien es posible hacer los compromisos necesarios y hacerlo dentro de dos años, dijo, «es una ventana de oportunidad que se cierra rápidamente».

Había grandes esperanzas cuando Sudán del Sur, rico en petróleo, se independizó de Sudán en 2011 después de un largo conflicto. Pero el país entró en una guerra civil en diciembre de 2013 basada en gran parte en divisiones étnicas, con fuerzas leales al presidente Salva Kiir luchando contra las leales al vicepresidente Riek Machar.

Decenas de miles de personas murieron en la guerra, que terminó con un acuerdo de paz de 2018 que reunió a Kiir y Machar en un gobierno de unidad nacional. Se suponía que celebraría elecciones antes de febrero de 2023, pero ese calendario se retrasó en agosto pasado a diciembre de 2024.

Haysom, que encabeza la misión de paz de la ONU de más de 17.000 efectivos en Sudán del Sur, acogió con beneplácito la reciente declaración del gobierno de que no habrá más prórrogas del plazo para implementar el acuerdo de paz y celebrar elecciones.

Pero Haysom también reconoció que ha habido un “progreso limitado” en la implementación de las disposiciones del acuerdo en los últimos meses.

“En consecuencia, vemos el 2023 como un año de ‘hacer o deshacer’ y como una prueba para todas las partes del acuerdo de paz”, dijo.

Haysom dijo que un obstáculo clave es redactar una nueva constitución, que será “una oportunidad crítica para que los sudaneses del sur acuerden los arreglos mediante los cuales pueden vivir juntos en armonía, evitando que se repitan las guerras civiles que han definido la última década”.

El proceso de redacción debe dar voz a todos los sursudaneses, incluidos los grupos que resisten, cientos de miles de desplazados y refugiados, mujeres, jóvenes, discapacitados y otras comunidades marginadas, dijo.

“Es particularmente importante que se dediquen a la tarea de averiguar cómo pueden vivir juntos y descubrir que tienen un destino común”, dijo.

Hizo un llamado al gobierno para que reconstituya y financie de inmediato la Comisión Nacional de Revisión Constitucional, y dijo que el Parlamento necesitaba poner fin a su largo receso.

Agregó que lo más crítico es que las autoridades deben reconstituir la Comisión Nacional de Elecciones, que en gran parte ha estado desaparecida durante casi 10 años.

Una de las disposiciones clave del acuerdo de paz fue la formación de fuerzas armadas unificadas, y recientemente se graduó una primera clase. Haysom dijo que Sudán del Sur debe abordar la violencia en los puntos críticos de todo el país que “presentan cada vez más una dimensión étnica o tribal”.

El gobierno también debe lidiar con la situación económica y humanitaria causada por los choques climáticos y el conflicto que ha dejado a aproximadamente dos tercios de la población en necesidad de asistencia este año, dijo. Lamentó que el llamamiento de la ONU por 1.700 millones de dólares para ayudar a 6,8 millones de las personas más vulnerables solo esté financiado en un 3%.

Fuente

Compartir

Don't Miss