in

El costo de vida ve una gran demanda de la clínica RSPCA de Ipswich

b452f6d442b43bb612325ce2a2ee600e

La veterinaria Dra. Ellie Cole dijo que el servicio se había convertido en un salvavidas para los propietarios con problemas de liquidez.

El personal de una clínica veterinaria administrada por la RSPCA dice que el servicio ha visto su mes más activo a medida que se profundiza la crisis del costo de vida.

The Barn Vets, en Ipswich, ofrece consultas y tratamiento a cambio de una donación y costos de atención reducidos.

La veterinaria Ellie Cole dijo que los propietarios recurrían cada vez más a la organización benéfica a medida que luchaban para pagar las visitas al veterinario.

“Quieres salvar a todos los animales, pero te das cuenta de que el dinero juega un papel importante, eso es realmente desgarrador”, dijo.

Gato en una clínica RSPCA

La clínica en Ipswich ha visto dispararse la demanda

rebeca molle

La directora de la clínica, Rebecca Moll, dice que quieren evitar que los animales sean abandonados

Su Clínica de Bienestar de Ipswich, que abrió sus puertas en 1962, trata entre 170 y 190 animales cada mes, un aumento de alrededor del 20% desde julio del año pasado.

El personal trató a 221 animales solo en agosto, dijo la directora de la clínica, Rebecca Moll.

«Mucho de esto es un retroceso al auge de los cachorros de la pandemia: la gente tiene cachorros pero no puede permitirse llevarlos al veterinario», agregó.

«Pedimos una donación de £ 12 para una consulta; en los veterinarios normales son £ 40-£ 50, y suministramos medicamentos a precio de costo.

«Nunca rechazamos a un animal enfermo y llevamos a cabo una gran campaña de castración, así que con suerte evitará que haya más animales en las calles», dijo.

La Sra. Moll dijo que los propietarios viajan de todo Suffolk al servicio y se abrió una nueva clínica en Stowmarket para hacer frente a la demanda.

Pauline Jones, de 61 años, compró su gata a las 11 semanas en 2018 y la llevó a la clínica para recibir tratamiento por artritis en las caderas.

«Es realmente difícil encontrar el dinero para pagar sus honorarios y el seguro, y la comida es muy cara», dijo.

«Hubiera costado £ 45 o más, pero hoy pagué £ 18».

La Sra. Jones vive de los beneficios por discapacidad, como el dueño de un gato, Ian Morrison, de 54 años, también de Ipswich.

Ian Morrison

Ian Morrison dijo que darle un hogar a su gato era lo más importante

Morrison ha llevado a su gato a la clínica con una infección en el ojo.

«Para ver a un veterinario en Ipswich, cuesta entre £ 45 y £ 60 incluso antes de que entres por la puerta; la gente no lo tiene», dijo.

«Es lo que es, tienes que seguir adelante.

«Ella no va a perder su ojo, no voy a tener que pagar 500 libras esterlinas para que le saquen el ojo».

cristina ablett

Christina Ablett dijo que solía ser financieramente estable y pagar las facturas del veterinario.

Christina Ablett, de 34 años, de Saxmundham, dijo que sin el servicio no habría podido esterilizar a su perro.

La clínica proporcionó un cupón para realizar el procedimiento en sus veterinarios.

«Si no fuera por este servicio, no sé cómo habría podido permitirme castrarla», dijo.

«Prefiero hacer cola aquí que arriesgarme a perder a mi perro».

La Dra. Cole dijo que había visto un gran aumento en la demanda solo en los últimos seis meses.

«La gente dice que tiene muchas otras cuentas que pagar, que no pueden permitirse el lujo de tratar a sus mascotas, lo cual es realmente molesto para ellos, son parte de sus vidas», dijo.

«Cuando calificas como veterinario, quieres salvar todas las vidas.

«Este es un gran salvavidas para la gente de Ipswich».

Encuentra BBC News: Este de Inglaterra en Facebook, Instagram y Gorjeo. Si tiene un correo electrónico de sugerencia de historia [email protected]



Fuente

Escrito por jucebo

1 pregnant

La contaminación del aire aumentó el riesgo de COVID en las neoyorquinas embarazadas de bajos ingresos

dc774ef4c0ba10f8e9d7e92bb541bce3

Adolescente asesinado por un conductor ebrio en serie en un accidente horas después de ser liberado de prisión