in

De todos modos

Leland Whitty

De todos modos, el debut en solitario del multiinstrumentista Leland Whitty de BADBADNOTGOOD, es como un juego de manos o un truco de luz. Es un disco que parece a la vez pequeño y ambicioso, jazz y sin embargo no lo es. Por un lado, es un proyecto paralelo breve, con miembros de un grupo de jazz que cambia de forma conocido por este tipo de experimentos; por el otro, se basa en sus lanzamientos anteriores sin sonar como nada más en su catálogo. Podrías compararlo con la casa del perro de Snoopy o la TARDIS de Doctor Who, ambas famosas por ser más grandes por dentro que por fuera, llenas de giros psicodélicos tan desconcertantes como la máquina de viajar en el tiempo del Doctor.

Después de trabajar en varias bandas sonoras de películas (incluido el thriller de 2019 Desaparición en Clifton Hill), Whitty quería hacer un disco con un enfoque narrativo. De todos modos surgió de notas de voz y bucles cortos que Leland, su hermano Lowell Whitty y un trío de compañeros de banda de BADBADNOTGOOD del pasado (Matthew Tavares) y del presente (Alexander Sowinski y Chester Hansen) incorporaron en canciones completas. Leland toca la mayoría de los instrumentos del álbum, incluida la guitarra, la flauta, el Wurlitzer, el clarinete, el violín, la viola, el saxofón y el sintetizador. También trabajó en un papel de director, guiando a los colaboradores para cambiar el ritmo y la energía de las canciones.

Por momentos se escuchan las bellotas de los poderosos robles de este álbum. “Svalbard” está construido alrededor de un bucle de flauta en miniatura que revolotea dentro y fuera de foco como un pájaro en una mañana brumosa. De todos modos no es particularmente largo (solo 30 minutos) ni está cargado de características que llamen la atención; sus colaboradores están subordinados al conjunto musical. Pero en su profundidad, tono y calidad se siente sutilmente épico, como un cortometraje cuyos detalles perduran en la imaginación.

“Silver Rain” reúne más imaginación y melodía en tres minutos cósmicos y ligeramente discordantes que muchos álbumes en 40, sus detalles íntimos y espeluznantes recuerdan las epopeyas en miniatura de Broadcast o las incursiones de Caribou en el dream pop en Andorra. La canción es un mosaico de saxo soprano y flauta, que se tambalean y se rompen como si se vieran bajo el agua contra la brillante luz del sol de una guitarra acústica. Los cambios de acordes serpenteantes, el bajo inquisitivo de Hansen y una pista de batería vivaz de Sowinski revelan más profundidad en cada escucha. “Silver Rain” está tan condensada que fácilmente podría triplicar su tiempo de ejecución sin quedarse demasiado tiempo, pero hay algo audaz en la forma en que la canción expresa su punto de vista y sale, casi sin repetición.

“Glass Moon” es igualmente ágil, se niega a quedarse quieto mientras corre a través de una fascinante serie de cambios de acordes, construyendo tambores cepillados, contrabajo, cuerdas y saxofón hasta un clímax sorprendentemente furioso. “Awake” deja espacio para lustrosos arreglos de cuerdas; pinceladas de saxofones soprano, alto y tenor; y un solo de piano caleidoscópico de Rhodes, que Tavares interpreta con destreza económica. La canción principal ilustra la sensación quimérica del disco: la batería de Lowell Whitty es tan brillantemente suelta que se siente como si todo el álbum se fuera a la deriva en una ola de cuerdas beatíficas.

Fuente

Escrito por jucebo

13683dde581df7545e3ccb5bf7bc6639

Estadio colombiano primero en Latinoamérica renombrado en honor a Pelé

sydney sweeney euphoria cassie

El actor Cassie de Euphoria quiere más escenas con un personaje en la temporada 3