in

De las cenizas: cerca de Chernobyl, una ciudad con cicatrices de guerra planea revivir la investigación nuclear

SLAVUTYCH, UCRANIA—En uno de los últimos actos de camaradería en una nación dividida, los trabajadores soviéticos desde el Báltico hasta el Cáucaso se reunieron en un bosque de pinos a fines de la década de 1980 para construir una ciudad ucraniana desde cero. Slavutych era un nuevo hogar para los trabajadores de la planta de energía nuclear de Chernobyl y sus familias después de que la explosión de 1986 convirtió a Pripyat, la ciudad al lado de la planta, en un páramo radiactivo. En marzo, los 20.000 residentes de Slavutych sufrieron una clase diferente de terror, cuando las tropas rusas se concentraron fuera de la ciudad.

Carreras heroicas alrededor de las líneas enemigas para asegurar los suministros, y una potente muestra de solidaridad en la plaza central de la ciudad, evitaron el desastre. Ahora, Slavutych, como el resto de Ucrania, se prepara para un invierno agotador de cortes de electricidad. Pero el alcalde Yuri Fomichev y Anatolii Nosovskyi, un guerrero de la radiación con décadas de experiencia en Chernobyl, ya están planeando el renacimiento de posguerra de Slavutych como un centro científico, uno que se enfocaría en un desafío formidable: desmantelar los restos radiactivos del reactor destruido de la Unidad 4 de Chernobyl.

Las lecciones aprendidas en Chernobyl, la madre de todos los proyectos de desmantelamiento, se pueden aplicar a nivel mundial, en docenas de plantas nucleares que están programadas para cerrar en los próximos años, dice Nosovskyi, director del Instituto de Problemas de Seguridad de las Plantas de Energía Nuclear de Ucrania (ISPNPP) en Kiev. “Nuestra idea es reunir a especialistas de toda Ucrania en Slavutych. Es lo que siempre se supuso que debía ser la ciudad: un grupo de investigación.

Crear un centro científico “en un entorno único en el mundo tendría mucho sentido”, dice Kai Vetter, físico nuclear de la Universidad de California, Berkeley, cuyo equipo ha donado instrumentos y suministros a ISPNPP desde que comenzó la guerra. “Es una idea fantástica”, agrega Nick Tomkinson, un experto en no proliferación de Global Nuclear Security Partners, una firma consultora de Londres que espera mapear la contaminación radiactiva alrededor de Chernobyl.

El 24 de febrero, las tropas rusas cruzaron la frontera con Bielorrusia y se apoderaron de la planta de Chernobyl. A Nosovskyi, que comenzó su carrera trabajando en la seguridad de la radiación de submarinos nucleares, le preocupaba que los invasores despertaran la pesadilla radiactiva de la que fue testigo cuando fue enviado a Chernobyl en 1987. Allí, supervisó la radiación recibida por decenas de miles de científicos y soldados mientras erigían un refugio de hormigón sobre los restos hirvientes de la Unidad 4. A lo largo de los años, trabajó mano a mano con científicos rusos, cooperación que cesó después de la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia en 2014. “Descubrimos cómo manejar el problema de Chernobyl por nuestra cuenta”, dice.

En abril, después de que los soldados rusos se retiraran de la región, Nosovskyi se aventuró a regresar a una instalación satélite de ISPNPP en Chernobyl. Instrumentos destrozados y fragmentos de vidrio alfombraban el piso de su laboratorio de química. Los saqueadores se habían llevado una docena de vehículos y las computadoras más nuevas de la instalación. Muchos más ordenadores habían sido despojados de discos duros. “Dejé de fumar hace 4 años. Lo retomé después de ver lo que le pasó al laboratorio”, dice Nosovskyi, encendiendo un cigarrillo. (Mientras hablaba con Ciencias en un café al aire libre el 10 de octubre, tres misiles de crucero rusos pasaron zumbando en su camino hacia objetivos en el oeste de Ucrania [see video below].)

Nosovskyi cree que Rusia allanó el laboratorio de Chernobyl en busca de pruebas de que Ucrania estaba trabajando para desarrollar armas nucleares en secreto, como alegaron falsamente tres periódicos rusos a finales de febrero. “Por supuesto, se lo inventaron”, dice, señalando que las instalaciones nucleares de Ucrania son monitoreadas por la Agencia Internacional de Energía Atómica.

El ejército ruso también tomó como rehenes a los trabajadores y guardias de la planta. Se produjo un momento escalofriante cuando dos oficiales exigieron acceso a uno de los dos depósitos de combustible gastado de Chernobyl, que alberga material ferozmente radiactivo. El jefe de equipo los rechazó, dice Valeriy Seyda, director interino de Chernobyl, y la pareja sospechosa se fue sin incidentes.

Pero los ocupantes robaron equipos de la planta y rastrearon la contaminación radiactiva después de cavar trincheras y colocar minas en el cercano Bosque Rojo, llamado así por los pinos muertos por una columna de radiación del accidente de 1986. Desde la retirada de los soldados, se ha limpiado el complejo de la planta y se han desminado partes de la aldea de Chernobyl, pero sigue siendo un dolor de cabeza transportar al personal de Slavutych a Chernobyl para las tareas de desmantelamiento en los cuatro reactores cerrados de la planta y el mantenimiento de los depósitos de combustible gastado. Antes de la guerra, los trabajadores podían hacer el viaje de 50 kilómetros en tren a través de Bielorrusia. Con esa frontera cerrada, el personal soporta un viaje en autobús de 340 kilómetros y 6 horas alrededor de Bielorrusia, y trabaja turnos de 8 días que les obligan a dormir en Chernobyl.

Slavutych, mientras tanto, estaba devastado económicamente. En los meses previos a la invasión, la ciudad se había convertido en un campamento base para turistas extranjeros inspirados a visitar la miniserie de HBO. Chernóbil. La guerra aplastó esa industria artesanal. A fines de febrero, se voló un puente en el único camino hacia Slavutych y un batallón ruso acampó fuera de la ciudad. A medida que disminuían los suministros, los voluntarios emprendieron peligrosos viajes por caminos madereros, esquivando proyectiles y patrullas rusas, para llegar a las aldeas fuera del bloqueo y recuperar alimentos básicos como leche, papas y harina. “Eso nos permitió sobrevivir”, dice Fomichev.

A principios de marzo, se interrumpió el suministro de gas natural a Slavutych, lo que provocó el cierre de la planta de calefacción comunitaria de la ciudad. Los ingenieros instalaron una caldera para que funcionara con leña, que logró suministrar suficiente calor para evitar que los bloques de apartamentos se congelaran. Luego, las tropas rusas sabotearon la línea eléctrica principal a Slavutych. Las luces se apagaron, al igual que las estufas eléctricas. Los residentes recurrieron a cocinar en fogatas abiertas en las calles con temperaturas gélidas.

Mientras tanto, Slavutych organizó una milicia: unos 200 voluntarios, un puñado de los cuales tenía entrenamiento militar. Equipados solo con rifles Kalashnikov, se enfrentaron a tanques y artillería rusos en las afueras de la ciudad. “Luchamos valientemente”, dice Fomichev. Cinco murieron en escaramuzas y, muy superados en armamento, la milicia accedió el 25 de marzo a la demanda rusa de abandonar la ciudad. Pero cuando un convoy ruso ingresó a la plaza del pueblo, se encontró con una multitud de manifestantes desarmados que cantaban “Slavutych es ucraniano, ¡vete a casa!”. “El comandante no tenía idea de qué hacer. Aparentemente, no tenía el estómago para masacrar a civiles desarmados”, dice Fomichev. Dos días después, el batallón se retiró.

Las luchas del pueblo no han terminado. En las últimas semanas, los bombardeos rusos han dejado a Slavutych sin electricidad la mayor parte del día, y los funcionarios de la ciudad temen que haya más interrupciones en el suministro de gas natural.

comillas

Es lo que la ciudad siempre tuvo que ser: un grupo de investigación.

  • Anatolii Nosovskyi
  • Instituto de Problemas de Seguridad de las Centrales Nucleares

Pero Fomichev y Nosovskyi ya están haciendo proselitismo por su visión de Slavutych como un centro de ciencia nuclear especializado en medicina de radiación, radioecología y la monumental tarea de desmantelar el reactor de la Unidad 4, un esfuerzo que se espera que dure al menos 40 años. La investigación es muy necesaria en áreas tales como la robótica endurecida por radiación y las propiedades del grafito irradiado del núcleo del reactor destruido. “Realmente no sabemos cómo manejar con seguridad dicho material”, dice Nosovskyi. “Existen enormes oportunidades para desarrollar y demostrar tecnologías avanzadas”, dice Vetter.

Nosovskyi sueña con eventualmente instalar un pequeño reactor modular, construido en una fábrica en otro lugar y enviado a Slavutych para generar energía y utilizarlo como centro de entrenamiento. Él prevé lanzar un programa de capacitación sobre el desmantelamiento de reactores con la ayuda del Instituto Politécnico Igor Sikorsky Kyiv, que ya tiene una sucursal en la ciudad. Con el enlace del tren caído en el futuro previsible, Fomichev está explorando un servicio de ferry en el río Dnieper que aceleraría el viaje entre Slavutych y Chernobyl.

La realización de la visión requeriría financiamiento gubernamental o internacional, una posibilidad que solo se podrá lograr después de que termine la guerra, reconoce Nosovskyi. Pero la guerra ha fortalecido su determinación. Menciona al nieto que su hija dio a luz en Kiev en marzo mientras estaba escondida en un refugio subterráneo. “El niño aún no sabe lo valiente que fue. Que valiente era su madre. Pero ella lo llamó Lev”, la palabra ucraniana para león. “Así él sabrá, y recordará, algún día”.

El reportaje de esta característica fue apoyado por la Fundación Richard Lounsbery.

Fuente

Escrito por jucebo

julien 070222 3197 1

Julien Creuzet representará a Francia en la Bienal de Venecia de 2024

Walmart shooting GA

Tiroteo en Walmart suburbano de Atlanta deja 1 herido