in

¿Cuándo podemos molestarnos en ayudar a los demás? Los científicos identifican la región del cerebro responsable de este comportamiento

helping someone scaled

Crédito: Unsplash/CC0 Dominio público

Un área del cerebro específicamente involucrada en esforzarse para ayudar a otros ha sido identificada por científicos de la Universidad de Birmingham y la Universidad de Oxford.

La investigación, publicada en biología actual, muestra que el comportamiento altruista esforzado (las elecciones que hacen las personas para ayudar a otros) tiene lugar en una parte del cerebro diferente de la que se usa para tomar decisiones físicamente exigentes que ayudan a uno mismo.

Comprender con mayor precisión lo que sucede en el cerebro cuando se toman estas decisiones podría ayudar a los médicos a desarrollar enfoques para tratar los comportamientos psicópatas. También podría ser útil para comprender mejor por qué las personas están dispuestas a realizar comportamientos de ayuda cotidianos con esfuerzo, como el trabajo voluntario, el reciclaje de desechos para frenar el calentamiento global o detenerse para ayudar a extraños.

El área identificada, llamada circunvolución de la corteza cingulada anterior (ACCg), se encuentra hacia la parte frontal del cerebro. Se sabe que desempeña un papel en el comportamiento social, pero no se ha relacionado previamente con esforzarse por ayudar a los demás. Curiosamente, los investigadores encontraron que el ACCg no se activa cuando las personas toman decisiones esforzadas que solo los benefician a ellos mismos.

«Desde mantener una puerta abierta hasta ofrecernos como voluntarios para una organización benéfica, a menudo tenemos que decidir si podemos molestarnos en esforzarnos para ayudar a otras personas, pero los mecanismos cerebrales detrás de estos actos siguen siendo esquivos», dice la Dra. Patricia Lockwood, primera autor en el papel. «Al identificar la región específica del cerebro que se activa cuando las personas necesitan esforzarse, hemos dado un paso más para comprender qué impulsa a algunas personas, pero no a otras, a tomar decisiones que a menudo son físicamente exigentes para ayudar a las personas, incluso cuando es necesario. no se beneficia directamente».

En el estudio, los investigadores trabajaron con 38 participantes de entre 18 y 35 años. A todos los participantes se les pidió que participaran en una tarea de toma de decisiones con esfuerzo y que completaran un cuestionario para autoevaluar sus niveles de empatía.

Los participantes tomaron decisiones mientras se sometían a una resonancia magnética funcional. Esto identifica diferentes áreas del cerebro que se activan mientras las personas toman decisiones de «trabajar» o «descansar» para ayudarse a sí mismas oa otra persona.

Si elegían la opción de trabajo, tenían que apretar un dispositivo que medía su fuerza de agarre. Tuvieron que hacer esto durante el tiempo suficiente para alcanzar un umbral, que podían ver en tiempo real en la pantalla. Para cada decisión se les dijo si trabajarían para ellos mismos o para otra persona. Si decidían esforzarse, tenían que apretar lo suficiente para llegar al umbral y obtener la recompensa, que consistía en diferentes números de puntos que se convertían en dinero, ya sea para ellos mismos o para la otra persona anónima para la que jugaban.

Utilizando una nueva técnica estadística para analizar los datos, los investigadores pudieron identificar patrones en el cerebro que mostraban cuánto esfuerzo estaban dispuestos a realizar. Descubrieron que el ACCg era la única área del cerebro que mostraba el patrón de esfuerzo cuando las personas hacían estas decisiones para ayudar a otra persona, pero no se activó en absoluto cuando tomaron decisiones para esforzarse por recompensarse a sí mismos. Curiosamente, aquellas personas que habían dicho que tenían mucha empatía tenían los patrones de esfuerzo más fuertes en ACCg. Los investigadores también encontraron que aquellas personas que representaron un esfuerzo más fuerte en el ACCg también pusieron más fuerza de agarre para ayudar.

El siguiente paso para el equipo de investigación será investigar qué sucede con el comportamiento de ayuda esforzado en personas que han sufrido lesiones en esa área del cerebro debido a un accidente cerebrovascular u otra lesión cerebral.


Adultos mayores más propensos a hacer el esfuerzo de ayudar a los demás: estudio


Más información:
Patricia L. Lockwood, Representaciones neuronales distintas para el esfuerzo prosocial y de beneficio propio, Biología actual (2022). DOI: 10.1016/j.cub.2022.08.010. www.cell.com/current-biology/f … 0960-9822(22)01287-8

Proporcionado por la Universidad de Birmingham


Citación: ¿Cuándo podemos molestarnos en ayudar a los demás? Los científicos identifican la región del cerebro responsable de este comportamiento (26 de agosto de 2022) consultado el 28 de agosto de 2022 de https://medicalxpress.com/news/2022-08-bothered-scientists-brain-region-responsible.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.



Fuente

Escrito por jucebo

95871

Jameela Jamil es frecuentemente confundida con Priyanka Chopra

df7d8f0bbfbe745b438684b5d2eac210

Belfast: los castillos escondidos bajo las tiendas de la ciudad