in

Cómo los tacos, las salsas caseras y la cocina mexicana están alimentando a los fanáticos hambrientos de la Copa del Mundo

r1089114 489x275 16 9

DOHA, Qatar — Aunque la selección masculina de México está fuera de la Copa del Mundo, el impacto del país sigue siendo fuerte. El Tri Los fanáticos se han quedado para ver los partidos de la ronda eliminatoria, con innumerables camisetas y banderas de México en las calles y escaparates. Y curiosamente, la cocina mexicana se ha convertido en una opción de comida predominante en Qatar.

La gastronomía mexicana en Qatar está literal y metafóricamente a kilómetros de la de México o los Estados Unidos, pero en esquinas y plazas ocasionales, no es demasiado difícil encontrar tacos, burritos e incluso un refrescante vaso de agua de jamaica, hecho con los pétalos de Flores Hibiscus.

– Copa del Mundo 2022: Noticias y reportajes | Horario | Soporte

Estos ejemplos son solo una pequeña muestra del mayor impacto en Qatar, un país sumido en críticas que van desde cuestiones de derechos humanos hasta preguntas sobre cómo ganó la candidatura para albergar la Copa del Mundo. Centrarse en la comida puede parecer trivial a la luz de estos problemas, pero también puede ayudar a destacar por separado lo que sucede más allá de los límites de los estadios y las zonas designadas por la FIFA.

Una vez que termine la Copa del Mundo y millones se vayan, las postales culinarias permanecerán, brindando un impacto duradero que estaba aquí antes de que comenzara el torneo.

Un ‘pedacito de México’ para fanáticos hambrientos de la Copa del Mundo

Siguiendo los pasos de una familia que ya había vivido en el área, la pareja casada Silvia González y Gilberto Hossfeldt se dieron cuenta de algo cuando se mudaron a Qatar desde México a principios de la década de 2000: no había nada que supiera remotamente parecido a las comidas que tenían en casa. .

«Fue horrible», dijo González sobre la comida mexicana que encontraron, lo que generó una idea. «Dijimos medio en broma ‘¿y si abrimos algo?’ a nuestro amigo mexicano-estadounidense, que está casado con un qatarí.

«Eventualmente se convirtió en una realidad».

Para 2013, todos se arriesgaron con Viva México, un restaurante que ahora tiene dos locales aquí en la capital del país, uno en el barrio de La Perla y otro en Msheireb.

«Queríamos abrir algo auténticamente mexicano, donde se sienta como si realmente estuvieras comiendo comida mexicana, no algo que lo parezca», dijo González, sentado en la ubicación de Msheireb.

Trajeron máquinas para hacer tortillas e ingredientes clave. como chiles guajillos y achiote. Se necesitaba creatividad para algunos elementos que eran costosos de enviar o que no cumplían con el estándar que querían, lo que llevó a comprar artículos como la canela de Sri Lanka y el hibisco de Sudán, todo para traer esa pequeña porción de su cultura.

“Es muy gratificante para nosotros ver a la gente sorprenderse al encontrar un lugar que es un pedacito de México, porque los hemos adornado [the restaurants] con decoraciones tradicionales muy representativas del país», dijo González.

«Los cojines, los platos decorativos, el arte, es de Hidalgo, Puebla, Guadalajara, diferentes lugares. No solo debe verse mexicano, debe ser mexicano».

Rápidamente se ganó no solo a los qataríes y turistas, sino más notablemente en las últimas semanas, a los mexicanos y mexicoamericanos que visitaron durante la Copa del Mundo.

“Lo que me sorprende es ver gente de nuestro país llegar a Medio Oriente y buscar comida mexicana. Nos hemos dado cuenta de que somos muy fieles a nuestra cocina. Date la vuelta y los verás en nuestro restaurante ahora mismo”, dijo. dijo Hossfeldt, quien señaló a un grupo que vestía El Tri kits en el interior.

Si le preguntas a la pareja, ha sido un desafío gratificante pero enorme arriesgarse en su empresa. Junto con las complicaciones que surgieron al encontrar ingredientes, notaron que la burocracia para abrir sus restaurantes y el alto costo de las operaciones han hecho que las cosas sean onerosas en el camino.

Sin embargo, sigue valiendo la pena después de no poder encontrar buena comida mexicana cuando llegaron por primera vez, y en los últimos días, han brindado una terapia culinaria muy necesaria para El Tri partidarios a través de los medios artículos de comodidad como tacos de barbacoa.

“Parte de nuestro éxito se debe a la emoción de las personas que dicen ‘esto sabe a México’. Eso es lo que estamos buscando que la gente nos diga. Nos enorgullece”, dijo González.

‘Increíble manera’ de combinar dos culturas

Originaria del estado mexicano de Guanajuato, Aisha Rodríguez también reconoció una grave carencia de su comida favorita cuando llegó a Qatar. Después de convertirse al Islam en 1998, se mudó al país un año y medio después, notando la escasez de opciones a las que podría haber accedido fácilmente en casa.

«No había tortillas ni comida mexicana cuando llegué», dijo Rodríguez. «Era algo que realmente extrañaba».

Gracias a las visitas de su madre, quien empacó bolsas de harina de maíz, especias y pimientos en su equipaje, pronto pudo disfrutar de algunas de sus comidas más preciadas. Luego, en 2017, comenzó a vender salsas caseras en un mercado de agricultores, donde recibió comentarios «increíbles» de los clientes que le dijeron que vendiera más comida mexicana.

Motivada por quienes compraban con entusiasmo sus productos, agregó ofrendas (sopa de arroz, frijoles de olla, picadillo, pico de gallo, guacamole). La demanda comenzó a crecer y, en enero de 2021, le ofrecieron la oportunidad de administrar un pequeño puesto en el pueblo costero de Katara.

Así nació La Mexicana.

«Los tacos con tortillas de maíz auténticas son mi pasión, el simple taco mexicano auténtico», dijo Rodríguez. “Hacemos nuestras propias tortillas y eso me enorgullece mucho”.

Cuando comenzó la Copa del Mundo, Rodríguez recibió temporalmente a un aficionado al fútbol mexicano que resultó ser su compañero cocinero. Alex Morales, un taquero y propietario de Tacos El Vaquero en Chula Vista, California, trabajó brevemente en el puesto de Rodríguez como un plan inicial para exhibir los tacos que vende justo al norte de la frontera entre EE. UU. y México, mientras asistía a los partidos como aficionado en su días libres.

«Me promocioné en una página de Facebook [with] gente de México que venía a la Copa del Mundo», dijo Morales. «Me refirieron a La Mexicana».

Tuvo problemas con la visa de trabajo poco después de llegar a Qatar y, finalmente, tuvo que detener la parte de su sueño de vender tacos (todavía está en el país viendo los partidos), pero fue allí con el negocio de Rodríguez donde al menos tuvo la oportunidad de hacerlo momentáneamente. involucrarse en la escena gastronómica de la región.

En los últimos días, La Mexicana también contó con algún apoyo coincidente de una imagen de un jugador de la selección de México. Al lado del establecimiento compacto de Rodríguez y al alcance de la mano, una mini tienda emergente de Adidas con una foto del mediocampista Edson Álvarez abrió alrededor del comienzo del torneo.

De alguna manera, en medio de Qatar y a incontables horas de distancia de su lugar de nacimiento, la gente ahora pasa frente a la imagen de la El Tri estrella, tacos en mano.

«Ser el musulmán que nunca dejó de ser mexicano y combinar estos dos, mi práctica de la religión y mi trabajo cocinando comida mexicana, es una forma increíble de transmitir ambas culturas y lo mejor de cada uno», dijo Rodríguez.

De las granjas de California a los supermercados de Qatar

No es solo la comida que se hace en Qatar, sino también el producto en sí mismo que tiene un tema mexicano continuo. Mientras que un ingrediente como el cilantro no es difícil de comprar cerca, otros tienen que hacer un largo viaje.

Por ejemplo, las fresas hasta Watsonville, California, una ciudad predominantemente mexicana y mexicoamericana, han llegado a los supermercados de Doha gracias a los esfuerzos de los trabajadores agrícolas de esa comunidad cultural y del gran Valle de Salinas.

«Es más probable que sean fanáticos del fútbol, ​​y si son fanáticos del fútbol, ​​es muy probable que sean fanáticos de México», dijo Antonio De Loera-Brust, vocero de United Farm Workers, sobre EE. trabajadores de base que recogían las fresas. «Estados Unidos es un exportador de alimentos y todo se reduce a las contribuciones que hacen los trabajadores agrícolas».

Y esas contribuciones son masivas.

De acuerdo con la Departamento de Agricultura de EE. UU., $9,7 millones en fruta fresca (2146 toneladas métricas) se exportaron de los Estados Unidos a Qatar en 2021, lo que marca un crecimiento considerable del 249 % en los últimos 10 años. Otras exportaciones agrícolas, como las nueces de árbol, las verduras procesadas y la harina de soja, también han ido en aumento.

«Solo piense en la geografía de dónde está», dijo De Loera-Brust sobre la necesidad de que Qatar importe productos seleccionados por trabajadores latinos desde 8,000 millas de distancia.

Y en una Copa del Mundo donde la difícil situación de los trabajadores migrantes ha estado al frente y al centro, es un ejemplo más pequeño pero conmovedor de la contribución de los trabajadores.

Hace unos años, a De Loera-Brust le contaron una historia sobre unos trabajadores agrícolas que veían videos de la Copa Mundial de Rusia 2018 mientras trabajaban en los campos. Dentro de los campos de girasoles y fuera de la vista, se agacharon, sacaron sus teléfonos para ver a sus jugadores favoritos.

Es probable que muchos trabajadores estén haciendo lo mismo en esos campos del Valle de Salinas, tal vez sin saber que, aunque están al otro lado del planeta, son parte de una conexión más amplia con la Copa del Mundo a través de los productos que están cosechando.

Ya sea a través de los ingredientes necesarios para hacer tacos auténticos o un paquete de fresas cultivadas en California, todo está conectado.

Fuente

Escrito por jucebo

c2426720 70fa 11ed bf6d e0460234673f

Regis Prograis recibirá un pago completo de $ 1.2 millones después de que el cheque de pelea rebotó

Sabrina Francis2

sabrina francisco