in

Carlos Alcaraz salva un punto de partido para permanecer en el Abierto de Francia

PARÍS (AP) — Este fue el tipo de punto en el tipo de concurso que, si Carlos Alcaraz de 19 años eventualmente alcanza las alturas que muchos creen que lo hará, el gente afortunada presente en Court Simonne Mathieu el miércoles por la noche podría deleitar a los invitados a la cena durante años con cuentos que comienzan: «Estábamos allí cuando…».

No, ojo, el punto de partido que salvó Alcaraz en su segunda vuelta abierto Francés maratón contra Albert Ramos-Vinolas, un compatriota español que es 15 años mayor que él. Esa, por necesaria que fuera, por supuesto, para el eventual resultado 6-1, 6-7 (7), 5-7, 7-6 (2), 6-4 a favor del cabeza de serie No. 6 Alcaraz, fue bastante mundano: un intercambio de tres golpes que terminó con Ramos-Vinolas empujando un golpe de derecha de aspecto nervioso a la red mientras sacaba para ganar 5-4 en el cuarto set.

No, en cambio, examinemos lo que sucedió en un punto de quiebre en 4-4 en el quinto, con Alcaraz liderando, Ramos-Viñolas sirviendo, la multitud conteniendo la respiración y el reloj del estadio marcando ya 4 horas, 31 minutos. En el sexto de lo que serían 15 golpes, Alcaraz probó una de sus plumosas dejadas. Ramos-Viñolas llegó y respondió enviando el balón fuera de la línea de fondo, lo que obligó a Alcaraz a correr hacia su izquierda para lanzar un golpe de revés sin mirar.

Ramos-Viñolas respondió con un remate de cabeza a esa esquina, enviando a Alcaraz muy lejos del callejón de dobles para otro golpe de revés defensivo. Vinolas-Ramos guió este a la esquina opuesta, empujando a Alcaraz hacia su lado de derecha, por lo que corrió, luego se deslizó casi en las divisiones, para recuperar ese. Otro globo más produjo otro remate por encima de la cabeza, de nuevo a la izquierda de Alcaraz, y esta vez se le ocurrió un tiro de revés que Ramos-Vinola envió de volea a la red.

Algunos en la multitud estaban de pie durante esa serie de intercambios; todos fueron al final. Ramos-Vinola arrojó su raqueta a la red. Alcaraz levantó los brazos y los dedos índices hacia el cielo, un gesto de “No. 1″, un lugar que se esperaba de él algún día, quizás pronto, mientras en las gradas, su entrenador, el campeón del Abierto de Francia de 2003, Juan Carlos Ferrero, se señalaba las sienes. Alcaraz no cedía ni un punto más.

“Es genial que la gente hable de ti, piense que voy a ser el número 1 del mundo, pero por supuesto es un poco de presión para mí”, dijo Alcaraz. “Pero trato de no pensar en eso”.

Había perdido por dos sets a uno. Había estado a un punto de la derrota. Había estado abajo 3-0 en el quinto set. Cometió 74 errores no forzados. Acumuló 31 puntos de quiebre pero desperdició 23 de ellos. Nada de eso importaba. En un día que no estuvo en su mejor momento, nunca pudo mostrar todo el tiro que lo llevó a cuatro títulos en la gira y un récord de 30-3 en 2022, y que a principios de este mes lo convirtió en el primer jugador que venció a Rafael Nadal y Novak Djokovic en el mismo torneo de tierra batida, pensó y se abrió paso a toda prisa hasta la línea de meta.

“Al final del tercer set, pensé que iba a perder”, dijo Alcaraz. “Sabía que tenía que cambiar algo o perdería”.

El día también incluyó victorias en sets corridos para el campeón defensor Djokovic y el 13 veces campeón Nadal, junto con una remontada de un hoyo de dos sets para el sembrado No. 3 Alexander Zverev, quien al igual que Alcaraz necesitaba salvar un punto de partido.

Hubo derrotas para la actual campeona del Abierto de EE. UU., Emma Raducanu: el debut en el Abierto de Francia de la joven de 19 años terminó contra Aliaksandra Sasnovich con una derrota por 3-6, 6-1, 6-1, y la cabeza de serie No. 4 Maria Sakkari, mientras que el oro olímpico la medallista Belinda Bencic venció a la campeona del US Open 2019 Bianca Andreescu 6-2, 6-4. Las cabezas de serie estadounidenses Coco Gauff, Amanda Anisimova — quien derroto a naomi osaka en la primera ronda, avanzaron Sebastian Korda y John Isner. También lo hicieron las ex campeonas de Grand Slam Angelique Kerber, Victoria Azarenka y Sloane Stephens.

Sin embargo, la mayor parte de la atención se centró en Alcaraz, tal como lo ha sido durante gran parte de 2022, ya que todos buscan la Próxima Gran Cosa para suplantar a los Tres Grandes en el tenis masculino.

El tipo que algunos llaman “Carlitos”, y que se refiere a sí mismo como “Charlie”, es hábil. El es tenaz. El es joven; en abril, de hecho, se convirtió en el hombre más joven en irrumpir en el top 10 del ranking ATP desde que Nadal lo hiciera en 2005.

Este es solo el sexto torneo de Grand Slam para Alcaraz, cuya mejor actuación fueron los cuartos de final del US Open el pasado mes de septiembre. Fue el 42° Grand Slam para Ramos-Viñolas, 44° clasificado, quien también tiene una aparición en cuartos de final a su nombre.

Alcaraz mejoró a 18-1 en tierra batida esta temporada, otra razón por la que su nombre está en la discusión, junto con el de Djokovic y Nadal principalmente, sobre quién podría dejar Roland Garros con el título. Esa única derrota se produjo en el Masters de Montecarlo el mes pasado contra Korda, quien resulta ser el próximo oponente de Alcaraz.

Alcaraz dijo que volverá a ver ese partido para ver cómo intentar revertir el resultado. Por bueno que ya sea, su deseo declarado a menudo de seguir mejorando es un buen augurio para lo que podría venir en el futuro.

Llamó a la lucha de ida y vuelta contra Ramos-Viñolas “una lección”.

“Necesito aprender de este tipo de partidos”, dijo Alcaraz, “este tipo de situaciones”.

___

Más tenis AP: https://apnews.com/hub/tennis y https://twitter.com/AP_Sports



Fuente

Escrito por Redaccion NM

El NSRI hace un llamado a la precaución a lo largo del sur y este del Cabo debido a la actividad de los tiburones

El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, responde a las críticas del Real Madrid: «No me importan las otras ligas»