in

Australia hace una gran promesa a la ONU

El nuevo gobierno de Australia presentó objetivos de emisiones más ambiciosos a las Naciones Unidas, buscando poner fin a una década de demoras en el clima.

El nuevo gobierno de centroizquierda de Australia presentó objetivos de emisiones más ambiciosos a las Naciones Unidas el jueves, buscando poner fin a una década de demoras en el cambio climático.

El primer ministro Anthony Albanese elevó el objetivo de reducción de emisiones del país para 2030 al 43 por ciento, frente a un objetivo anterior más modesto del 26 al 28 por ciento.

El nuevo objetivo “prepara a Australia para un futuro próspero, un futuro impulsado por energía más limpia y barata”, dijo Albanese.

A pesar de haber sido devastada por inundaciones, incendios y sequías, durante mucho tiempo se ha visto a Australia como rezagada en la acción climática.

El vasto continente-país está repleto de depósitos de combustibles fósiles y es uno de los principales exportadores de carbón y gas del mundo.

El carbón sigue desempeñando un papel clave en la producción de electricidad doméstica. En 2022, el MIT clasificó a Australia en el puesto 52 de 76 naciones en su Índice de Futuro Verde, que califica cuánto están cambiando los países hacia una economía ambientalmente sostenible.

Las ‘guerras climáticas’

Pero Albanese hizo de los recortes de emisiones una pieza central de su reciente campaña electoral y se comprometió a “terminar con las guerras climáticas” que llevaron a décadas de estancamiento político.

Albanese trató de enmarcar la decisión como una bendición económica: «Lo que las empresas han estado pidiendo a gritos es certeza de inversión», dijo.

El Business Council of Australia dio la bienvenida a los objetivos planteados y dijo que «deberían ser una línea en la arena».

“Australia no puede permitirse volver a estancar el progreso porque el fracaso hará que los australianos pierdan nuevas oportunidades, nuevas industrias y mejores empleos”, dijo la directora ejecutiva del consejo, Jennifer Westacott.

‘Aprovechar la oportunidad’

Albanese dijo el jueves que los líderes mundiales «todos dieron la bienvenida al cambio de posición de Australia» sobre la acción climática durante sus conversaciones con ellos desde que asumió el poder el mes pasado.

El tema de la reducción de emisiones y las exportaciones de combustibles fósiles fue un punto clave de tensión entre el gobierno anterior de Australia y los líderes del Pacífico, quienes han calificado al cambio climático como la mayor amenaza para su región.

Albanese trató de eludir las críticas de que los objetivos más altos podrían dañar los empleos australianos y dijo que quería «aprovechar la oportunidad que se presenta al actuar sobre el cambio climático».

Los nuevos objetivos darían a las empresas la certeza que necesitan para “invertir durante un período de tiempo más largo que el ciclo político de tres años”, dijo.

Pero hasta ahora se ha negado a establecer una fecha límite para la eliminación gradual del carbón, en línea con otros países ricos.

Incluso antes del anuncio, la industria de combustibles fósiles de Australia estaba en constante cambio con muchas empresas importantes que buscaban descarbonizar sus operaciones.

El miércoles, la minera global BHP anunció que no había podido encontrar un comprador para sus minas de carbón en el estado australiano de Nueva Gales del Sur y que, en cambio, cerraría el proyecto para 2030.

La noticia llegó solo un día después de que el gigante de los combustibles fósiles BP anunciara que adquiriría una participación del 40,5 por ciento en un proyecto de energías renovables en Australia, anunciada como la central eléctrica más grande del mundo.

Anja-Isabel Dotzenrath, vicepresidenta ejecutiva de gas y energía baja en carbono de BP, dijo que la compañía creía que “Australia tiene el potencial de ser una potencia en la transición energética global”.

Fuente

Escrito por Redaccion NM

Los federales dan los primeros pasos para revisar los términos raciales y étnicos

Hombre confiesa haber matado a 2 hombres desaparecidos en el Amazonas, dice la policía