in

Algunos consumidores están recortando el gasto en restaurantes, pero los directores ejecutivos dicen que no todas las cadenas se ven afectadas

104143095 RTR4TXOD

Howard Schultz

David Ryder | Reuters

Algunos restaurantes informan ventas más débiles o una disminución del tráfico en el segundo trimestre, lo que indica que los comensales están recortando las comidas fuera de casa para ahorrar dinero.

Pero los directores ejecutivos están divididos sobre cómo está cambiando el comportamiento del consumidor y si está afectando a sus empresas.

Chris Kempczinski de McDonald’s y Brian Niccol de Chipotle Mexican Grill se encuentran entre los que dijeron a los inversionistas que los consumidores de bajos ingresos están gastando menos dinero en sus establecimientos, mientras que los clientes de ingresos más altos los visitan con más frecuencia. Otros directores ejecutivos, como Howard Schultz de Starbucks y David Deno de Bloomin’ Brands, dijeron que no han visto a sus clientes retroceder.

Las observaciones contradictorias se producen cuando las empresas de restaurantes aumentan los precios de los menús para trasladar los mayores costos de los ingredientes y la mano de obra. Los precios de los alimentos consumidos fuera de casa aumentaron un 7,7% en los 12 meses que terminaron en junio, según la Oficina de Estadísticas Laborales. La gente también está pagando mucho más por necesidades como la gasolina, el papel higiénico y los comestibles, lo que aviva las preocupaciones sobre la posibilidad de una recesión.

Históricamente, las cadenas de restaurantes más caros, informales y rápidos, suelen ver cómo las ventas se deterioran durante las recesiones, ya que las personas optan por quedarse en casa o preparar sus propios almuerzos. La comida rápida tiende a ser el sector de restaurantes de mejor desempeño, ya que las personas optan por comidas más baratas cuando buscan darse un gusto.

La próxima semana habrá más pistas sobre cómo podrían estar cambiando los hábitos gastronómicos, cuando la cadena de ensaladas Sweetgreen, el propietario de Applebee’s, Dine Brands, y Dutch Bros Coffee informen sus ganancias.

Esto es lo que las empresas de restaurantes han dicho hasta ahora.

A la caza de ofertas

Restaurant Brands International, propietaria de Burger King, Tim Hortons y Popeyes, dijo que aún no ha visto cambios significativos en el comportamiento del consumidor. Pero el director ejecutivo, José Cil, dijo que ha habido un aumento modesto en los comensales que canjean cupones de papel y recompensas del programa de lealtad.

«Sugiere que la gente está buscando una buena relación calidad-precio», dijo Cil a CNBC.

Esta semana, Yum Brands reportó menores ventas en la misma tienda en los EE. UU. para sus cadenas KFC y Pizza Hut en su segundo trimestre, aunque la cifra aumentó en Taco Bell. El CEO David Gibbs dijo a los inversionistas que el consumidor global parece ser más cauteloso y que el consumidor estadounidense de bajos ingresos ha reducido aún más sus gastos.

Pero Gibbs también advirtió que es difícil generalizar sobre el estado del consumidor. Señaló los múltiples factores que afectan el comportamiento, incluida la inflación, la ausencia de los cheques de estímulo del año pasado, las personas que trabajan desde casa y las personas que vuelven a salir después de la pandemia.

«Este es realmente uno de los entornos más complejos que hemos visto en nuestra industria», dijo.

Chuy’s Tex-Mex, que tiene sucursales en 17 estados, dijo que está experimentando una desaceleración generalizada del consumo que no se puede dividir por niveles de ingresos. La cadena de comidas informales también culpó a las temperaturas récord en Texas, que desalentaron a los comensales a sentarse afuera, donde tienden a beber más alcohol.

sigo gastando

Schultz de Starbucks informó que la compañía no ha visto a los bebedores de café reducir sus gastos. Lo atribuyó al poder de fijación de precios de la cadena y la fuerte lealtad de los clientes. Starbucks reportó un crecimiento de transacciones del 1% en América del Norte para su tercer trimestre fiscal.

Algunas empresas de restaurantes se han centrado en mantener los precios relativamente bajos para atraer a los consumidores y ganar cuota de mercado frente a la competencia. Por ejemplo, el propietario de Outback Steakhouse, Bloomin’ Brands, dijo que decidió no aumentar sus precios para compensar por completo la inflación. En cambio, los precios de su menú aumentaron solo un 5,8% en el segundo trimestre.

Como resultado, la compañía dijo que no ha visto a los comensales reducir sus gastos.

«No vemos que los consumidores administren sus cheques en este momento», dijo Deno de Bloomin el martes. «De hecho, en algunas de nuestras marcas, estamos viendo un comercio continuo».

Para mitigar la inflación, Bloomin’ se ha retirado de los descuentos y las promociones por tiempo limitado y se ha centrado en reducir costos en otros lugares. El tráfico de Outback cayó en comparación con los niveles de 2019.

Texas Roadhouse dijo que sus clientes cambiaron a bistecs más grandes durante su segundo trimestre. El director financiero, Tony Robinson, dijo que las ventas de alcohol se han debilitado levemente, pero que no ha habido cambios notables en los pedidos de comida.

Fuente

Escrito por jucebo

5cc29139164264ec5e062179334b3e29

Volcán de Tonga arrojó una cantidad sin precedentes de agua a la atmósfera

d2cb57823b9b50eb758d9a3f41fe4ea6

El caso de Navidad de terror que ex policía nunca olvidará