23 de julio de 2023
2 mins read

Los cambios en los almuerzos escolares australianos

La decisión de una guardería de Sídney de prohibir las tostadas vegetarianas, un elemento básico de la lonchera australiana desde hace mucho tiempo, ha puesto de relieve los cambios en el contenido del humilde almuerzo escolar.

La medida, supuestamente hecha para reducir la ingesta de carbohidratos en línea con el programa Munch & Move de NSW Health, obligó al ministro de salud del estado a confirmar que el gobierno «no estaba en el juego de prohibir las tostadas con Vegemite».

“Vegemite no va a ninguna parte. Toast no va a ninguna parte”, dijo.

“No queremos que la gente se sienta mal porque sus hijos toman Vegemite… a mis hijos les encanta”.

Una vez llenos de refrigerios azucarados y golosinas procesadas, dos décadas de intervención de salud han transformado las opciones de almuerzo para estudiantes en toda Australia.

Ante la creciente ola de obesidad infantil, los gobiernos y las organizaciones de salud identificaron a las escuelas como un factor central en la promoción de comportamientos saludables.

Uno de los primeros pasos que se tomaron fue el programa National Healthy School Canteens en 2010, eliminando gradualmente los alimentos fritos y azucarados por opciones más saludables.

Cada estado y territorio ahora ha introducido su propia estrategia de alimentación saludable, empujando las opciones poco saludables «fuera del menú» en los comedores de todo el país.

La mayoría de los estados han adoptado el Sistema de semáforos, que clasifica los alimentos en verde para las opciones más saludables, ámbar para los alimentos que se comen con moderación y rojo para los alimentos que se deben evitar.

Las investigaciones muestran que la mayoría de los almuerzos se traen de casa, y estas políticas tienen como objetivo «modelar» opciones de alimentación saludable para los estudiantes y sus padres.

Pero la presión sobre las familias para crear la caja perfecta va en aumento, impulsada por blogs populares para padres y grupos de redes sociales.

Cientos de comunidades en línea han aparecido, repartiendo órdenes complicadas de almuerzo, muy lejos del sándwich, la caja de jugo y la barra de muesli con los que crecieron muchos de los padres de hoy.

Los expertos, sin embargo, dicen que preparar almuerzos puede ser una lucha diaria para los padres ocupados, ya que la presión de los compañeros los convence de incluir una variedad de comidas exóticas.

En cambio, las loncheras deben ser prácticas, asequibles e incluir opciones saludables que los niños realmente coman.

Los recursos, como el sitio web Healthy Lunch Box del Cancer Council, instan a los padres a cambiar los refrigerios poco saludables por alternativas.

Estos incluyen cambiar la caja de jugo por agua o leche, queso para untar por palitos de vegetales y hummus, barras de muesli por golosinas caseras y papas fritas por palomitas de maíz o galletas de arroz.

Los alimentos y bebidas prohibidos en los comedores escolares incluyen; cremas de chocolate como Nutella, galletas con chispas de chocolate, tortas y pasteles, papas fritas, caramelos y cualquier cosa frita.

Las alternativas propuestas incluyen frutas, yogures, verduras, palomitas de maíz, galletas integrales con hummus, sándwiches multicereales o integrales, atún, huevos o carnes magras, combinados con pasta, cereales o arroz.

Las bebidas prohibidas incluyen; Refrescos, té helado, bebidas deportivas, bebidas energéticas y jugos de frutas con menos del 99 por ciento de contenido de jugo.

En cambio, recomienda que los estudiantes beban agua, leche descremada y productos de soya.

La mirada crítica sobre las loncheras escolares ha creado un nuevo desafío, ya que los padres informan que algunas escuelas ahora auditan los almuerzos y envían a casa refrigerios poco saludables.

Una encuesta de padres realizada por el Caring Futures Institute de la Universidad de Flinders encontró que la mayoría de las familias agradecerían los almuerzos proporcionados por la escuela como una alternativa.

“Las familias han descrito lo desafiante que puede ser la provisión de loncheras saludables, agradables y asequibles”, dijo la investigadora, la Dra. Brittany Johnson.

“Necesitamos comenzar a pensar en lo que podemos hacer para apoyar mejor a las familias.

“Es el momento adecuado para iniciar una conversación nacional sobre la aceptación de las comidas proporcionadas por la escuela”.

Leer temas relacionados:Sídney

Fuente

Previous Story

Detección de amenazas más allá de los límites de la vista del sensor humano

Next Story

Colombia: Aumenta a 26 la cifra de víctimas por avalancha en Quetame

Lo último de

Ir aArriba